Marlaska sugiere que el acto de Alsasua debió tener “otro formato” para evitar incidentes

GRAF8686. MADRID, 31/10/2018.- La ministra de Hacienda, María Jesús Montero (i), junto al ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska (d), durante la sesión de control al Gobierno celebrada hoy en el Congreso de los Diputados. EFE/
|

El evento organizado por Ciudadanos, al que se sumaron PP y Vox reivindicaba el papel de la Guardia Civil y la españolidad de Navarra.
En declaraciones a COPE, Marlaska aseguró que el contexto que se vive en Alsasua, municipio en el que se condenó a ocho jóvenes por agredir a dos guardias civiles y sus parejas, hace que el acto no fuera la mejor manera de reivindicar al cuerpo en Navarra.


“Quizás para defender a la Guardia Civil se pueden plantear acciones que no conlleven la posibilidad de crispación o incidentes”, explicó sugiriendo que se use “otro formato”. “Hay formas de luchar por la democracia que es más difícil que conduzcan a la crispación”, aseveró.

“Todo el mundo tenía el derecho a manifestarse, pero no se puede obviar que había una alta probabilidad de que los incidentes que ocurrieron pasaran”, dijo.

agencias madrid
Por otro lado, Marlaska cargó contra los radicales que quisieron reventar el acto, y les tachó de “violentos agresivos” y “energúmenos”. “¿Cómo no voy a criticar a esos bárbaros que se dedicaron a lanzar piedras y que recibieron de esa forma a las personas que se manifestaban?”, reiteró, ante la insistencia del entrevistador.

En el acto en el que se vivieron momentos de tensión e insultos por parte de un grupo de radicales que quiso boicotear el acto. “Hay que tener cuidado en el contexto y en cómo defendemos realmente nuestras creencias, pensamientos e ideología”, ha advertido el titular de Interior.


Mientras, el líder de Cs, Albert Rivera, cargó contra Sánchez y el PSOE por “condenar la democracia y no la violencia” en el acto de ayer de España Ciudadana y exigió el cese del portavoz socialista en el Senado, Ander Gil, por decir que fueron allí a “agitar el odio”.


Rivera, en una rueda de prensa en la sede de Alcalá tras la Ejecutiva, tachó de “inaceptable” que un dirigente de un partido que se tilda de constitucionalista “confunda a víctimas y verdugos” porque, según el presidente de Cs, Gil “se dedicó íntegramente a atacar a los demócratas” y no empleó ni una palabra contra los violentos.


Lamentó igualmente las palabras de los ministros de Interior y Defensa, Fernando Grande-Marlaska y Margarita Robles, a quienes por sus comentarios –señaló– parece que ven normal “que el carnicero de Mondragón campe a sus anchas por Alsasua” y, sin embargo, el filósofo Fernando Savater, amenazado por ETA, o Beatriz Sánchez, víctima del terrorismo, no puedan defender un acto constitucional.
El líder de Cs reiteró que fueron a Alsasua a defender la libertad, la Constitución y a homenajear a la Guardia Civil.

Marlaska sugiere que el acto de Alsasua debió tener “otro formato” para evitar incidentes