Asaltan un salón de juegos y fuerzan cinco máquinas para llevarse 60 euros

|

Fueron dos hombres, de 36 y 39 años, uno español, y el otro, lituano, los detenidos por el robo con fuerza que tuvo lugar en el centro de la ciudad, en un salón de juegos situado en la Pescadería. El robo con fuerza, que les llevó a la cárcel, solo les reportó 60 euros que ni  siquiera tuvieron tiempo de gastar, porque la Policía Nacional consiguió detenerles poco después, tras dar una batida por la zona y localizarles en una calle cercana.
El suceso tuvo lugar hace hoy tres semanas, en la noche del lunes al martes 31 de marzo. Cuando faltaba un cuarto de hora para las tres de la madrugada. Fue entonces cuando se activó la alarma del salón de juegos, y la central de seguridad a la que estaba conectada llamó inmediatamente a la Policía Nacional, que envió inmediatamente una patrulla al lugar de los hechos, en pleno centro de la ciudad.
Pero, a pesar de la celeridad con la que llegaron los primeros efectivos, se encontraron con que el establecimiento estaba vacío, aunque resultaba evidente que había sido el escenario de un robo, porque la persiana metálica exterior estaba forzada y deformada. Otro tanto ocurría con la cerradura que aseguraba la puerta de aluminio. Los agentes entraron en el local y descubrieron que por lo menos cinco máquinas tragaperras habían sido desvalijadas, y que alguien había vaciado de su interior las monedas todos los cajones de las máquinas.
En un primer momento parecía que los ladrones se habían salido con la suya y habían conseguido escapar. Pero los policías consiguieron localizar a un testigo, un hombre que estaba por la zona en el momento de los hechos. No había visto el robo en sí, pero sí había observado en la calle a dos hombres cuya actitud “merodeando” le había suscitado sospechas.
Por suerte, recordaba su aspecto, y cómo iban vestidos, y los patrulleros pudieron comunicarlo al resto de las unidades. Apenas unas horas más tarde, un indicativo policial que prestaba labores de prevención de la seguridad ciudadana observó a dos hombres que respondían a las características de los autores, y les abordó.  

En una bolsa de basura
Un registro posterior pareció confirmar las sospechas de los agentes de que habían dado con los autores del robo, porque a los sujetos se les incautó una linterna con soporte para colocarla en la cabeza, un destornillador plan. También llevaban en la mano una bolsa de plástico para la basura, que no contenía desperdicios en este caso, sino 60 euros en monedas de diferente valía. Con estos indicios, a mano, procedieron a identificar a los sospechosos.
Tras la investigación policial de rigor, que acabó por confirmar todas las sospechas de los agentes: tanto el español como el lituano contaban en su haber con un largo expediente policial, que incluía numerosas detenciones precisamente por allanar y robar en locales comerciales, así que el arresto se hizo efectivo.
Ambos fueron puestos a disposición judicial, junto con las pruebas que habían reunido los agentes. Es decir, el destornillador, la linterna y todos los otros efectos. En cuanto a la empresa perjudicada,  la mayor parte de los daños que produjeron los ladrones al penetrar en su local será abonada por el seguro.

Asaltan un salón de juegos y fuerzan cinco máquinas para llevarse 60 euros