La dirección del CEIP Sada y sus Contornos considera que con la obra el colegio sí tiene futuro

El Ideal Gallego-2015-01-07-018-c05d0a8a

El tiempo pasa muy rápido, eso es verdad, pero no tanto como para pensar que para llegar a ver hecha realidad –en parte– un deseo de la comunidad educativa del CEIP Sada y sus Contornos, apenas han pasado dos décadas.
Lo que pasa rápido es decirlo. Vale, dos décadas. Ya está. Pero día a día, promesa a promesa –a golpe, normalmente, de elecciones–... eso no pasa tan rápido. El director actual del colegio, Miguel Gayoso, cumple en el cargo la mayoría de edad. Y cuenta que cuando llegó ya había gente que reclamaba mejoras en las instalaciones del centro.
“Me ha tocado pelearme con todos”, bromea siempre que se le pregunta por uno de los temas estrella en Sada. Ahora, en plena era tuitera, podría decirse que la ampliación del Sada y sus Contornos ha sido trending topic en los últimos 20 años. Sin duda.
Políticos de uno y otro lado han tenido encima de la mesa algo que profesores y padres de alumnos han exigido hasta el hartazgo. Cambiar unos barracones por aulas de verdad, entre otras cosas. Eso ya lo tienen. “Ahora mismo el centro tiene futuro gracias a las obras que se han hecho, por lo que estamos satisfechos en este sentido”, afirma Gayoso quien, no obstante, manifiesta que queda trabajo por hacer.
Y no lo dice por capricho. Ni suyo ni de los profesores. Ni siquiera de los padres. Lo dice, en nombre de todos ellos, por una cuestión de mera necesidad para el desarrollo de la actividad docente: el colegio necesita tener un patio cubierto.

educación física
Sí, y se debe fundamentalmente a “esa suerte de que en Galicia llueve”, subraya. Una cubierta imprescindible para las clases de Educación Física, un área curricular. Es decir, obligatoria.
Hay que recordar que el gimnasio, que está proyectado para construirlo en una parcela anexa, está supeditado a la aprobación del Plan General de Ordenación Municipal (PGOM), por lo que de momento no se podrá hacer realidad. Por eso, cubrir el patio –petición exactamente igual a la que hacen en Betanzos– es la solución para desarrollar esas clases que, ahora, en caso de lluvia, no hay por donde cogerlas.

salto de calidad
En cualquier caso, Miguel Gayoso quiso dejar claro que con esta primera fase de la ampliación –cinco nuevas aulas, entre otras cosas– se da “un salto de calidad” tanto para los alumnos como para el personal del centro.
Además del nuevo aulario, con esta actuación se ha liberado un espacio importante en el edificio histórico que permitirá que los profesores cuenten con una sala de reuniones de la que antes no disponían.

La dirección del CEIP Sada y sus Contornos considera que con la obra el colegio sí tiene futuro

Te puede interesar