La creación de empresas subió un cuatro por ciento el año pasado, un porcentaje solo superado por Lugo

Dos jóvenes charlan a las puertas de una oficina de empleo | pedro puig
|

La creación de empresas sigue siendo una opción de empleo en A Coruña, ya sea para empresarios consagrados o para emprendedores que ven en esta iniciativa una forma de abandonar las listas del paro. La prueba está en que en 2018 aumentó un 4,1% el número de sociedades mercantiles dadas de alta, un porcentaje que solo se vio superado en Lugo con casi un 10%. De esta manera, la evolución a nivel local fue la segunda mejor entre las grandes ciudades de la comunidad gallega.

Aunque el lanzamiento de nuevos proyectos en el mes de diciembre se redujo respecto al mismo lapso temporal de 2017, el cómputo total supuso un ratio de crecimiento de poco más del 4% al pasarse de 548 empresas a las 571 con las que se despidió 2018. El mes más fructífero para dar vida a nuevos negocios fue octubre con 65, seguido de febrero y mayo con 60, según el informe elaborado por el Instituto Galego de Estatística (IGE) a partir de las cifras hechas públicas por el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme). 

En cualquier caso, el mejor balance en términos absolutos de entre los grandes municipios de Galicia fue la de Vigo, con 600 empresas, si bien el incremento porcentual fue algunas décimas menor. Además, las otras dos ciudades de la provincia (Santiago y Ferrol) representaron menos de la mitad de las compañías que se estrenaron en A Coruña, lo que implica que el mayor número de iniciativas empresariales se concentran en la zona. 

También destaca entre las capitales de provincia pues la suma de los proyectos nacidos en 2018 en Pontevedra (123), Ourense (181) y Lugo (155) no llega a equiparse a las nuevas empresas coruñesas, porque representan el 80% del dato de referencia. Habría margen de sumar Ferrol y aun así la localidad tendría suficiente ventaja sobre las otras cuatro urbes.

El 14% de Galicia
En este contexto, además, de las sociedades que vieron la luz en Galicia, tan solo la cabecera de comarca concentró el 14%, algo que en la provincia se tradujo en el 33%. Lo que no cambia con el paso de los años es la tipología de los nuevos proyectos pues la mayoría nacen bajo el carácter de empresas limitadas. 

A nivel comarcal, el número de 2018 es prácticamente idéntico al de 2017, 841 firmas frente a 839, fundamentalmente gracias a los resultados registrados en A Coruña porque el volumen de altas cayó en prácticamente todos los municipios del área metropolitana. Tan solo Bergondo consiguió pasar de 22 a 28 negocios, Carral de ocho a nueve y Oleiros se mantuvo con 80. En la comarca de Betanzos también hubo una caída, en este caso de cuatro entidades, algo que se notó hasta en el municipio principal.

La creación de empresas subió un cuatro por ciento el año pasado, un porcentaje solo superado por Lugo