La negativa socialista a pactar obliga al PP a mantener en suspenso la moción de censura

05 febrero 2017 A Coruña.- El pleno abre la puerta a presentar la moción de censura contra el alcalde El público exhibe diferentes carteles al entrar el alcalde, Xulio Ferreiro y sus concejales en el salón de plenos
|

Cada vez parece más claro que la cuestión de confianza celebrada el sábado se quedará en un gesto vacío: el presidente de la gestora, Florencio Cardador, ya había advertido en unas declaraciones radiofónicas que nunca llegarían a un pacto con el PP. Esto deja sin opciones a los populares, cuya portavoz en el Ayuntamiento,  Rosa Gallego, reconoció que solo les queda esperar y confiar en un cambio de postura por parte de los socialistas. “El PP no escurre nunca el bulto, pero tampoco pensamos hacer el ridículo”, señaló. 
Pero no está todo perdido para el principal grupo de la oposición. El PP aguarda, que en un escenario de tanta incertidumbre como el de la política local, aún quepa la posibilidad de un acuerdo: ambos grupos municipales votaron en contra del alcalde, Xulio Ferreiro, en la cuestión de confianza del sábado, mientras que el BNG apoyó a la Marea Atlántica con el voto de su única concejala. Así abrieron este periodo de un mes que es el tiempo que tienen para presentar una moción de censura. 
Pero si los dos grupos no se ponen de acuerdo para encontrar un nuevo alcalde, los presupuestos se aprobarán automáticamente. Precisamente, fue el estancamiento en las negociaciones de las cuentas de este año lo que llevó a esta situación, en un contexto de crisis del PSOE tras la dimisión de su portavoz municipal, José Dapena, y de su secretaria general del PSOE local, Mar Barcón. 
Los seis concejales socialistas son imprescindibles para la gobernabilidad: la Marea Atlántica y el PP tienen diez concejales y el BNG solo uno. El PSOE es tan necesario para que se apruebe la moción de censura (para la que se necesitan 14 votos) como lo fue en su día para aupar a la Marea Atlántica hasta María Pita, cuando le dio su voto incondicional. De hecho, hasta el último momento, el acuerdo pareció posible: la semana pasada Marea Atlántica y PSOE se acostaron con un acuerdo de mínimos para los presupuestos de este año y se levantaron con un escándalo y un baile de cifras acordadas que provocaron que el gobierno local aumentará sus exigencias de apoyo. 
Por otro lado, y a pesar de tantos desencuentros, ni Ferreiro ni Cardador han descartado la reapertura de las negociaciones. El pasado fin de semana, el presidente de la gestora expresó su voluntad de hacer borrón y cuenta nueva, pero añadió que es la Marea Atlántica la que tiene que dar el primer paso para volver a intentar restablecer el diálogo pero “de igual a igual y sin  sumisión alguna”. n

La negativa socialista a pactar obliga al PP a mantener en suspenso la moción de censura