A Coruña alcanza los 40 días de cuarentena con restricciones insólitas en epidemias pasadas

La playa de Lazareto es un vestigio del recinto en el que los marineros debían permanecer en cuarentena | javier alborés
|

“Una vez que se conocían sus efectos, las autoridades decidían el cierre de escuelas, suspensión de bailes y conciertos, instando a la desinfección continuada de comercios, espacios públicos y viviendas. Se establecieron controles en los transportes y se cerraron las fronteras internacionales”.

Lo anterior no son las medidas de restricción, que por la crisis sanitaria, ha impuesto el Gobierno de Pedro Sánchez, desde el 14 de marzo, a los españoles, en general, y a los coruñeses, en particular. Es como el historiador y periodista Marcos Pérez Pena describe las disposiciones adoptadas en la ciudad, en 1918, para combatir la denominada “gripe española”.

 

Fallecimientos en un solo día

Llama la atención de que, aunque a causa de aquella epidemia se cifra en 600 los fallecidos –llegaron a contabilizarse 38 muertes en un solo día–, no se aplicó la orden de confinar a la gente. Sesenta mil personas calcula el docente de la Universidad de Santiago residían en el término municipal, que ya se había anexionado Oza.

Y de confinamiento cumplen hoy los coruñeses 40 días de cuarentena. Denominación esta, por otra parte, equívoca ya que a pesar de dar nombre a un espacio temporal, especialmente utilizado en medicina, es un término para describir el aislamiento de personas o animales durante un período no específico.

No obstante, aunque no existe constancia de que, por motivos sanitarios, se encerrase a la población, los coruñeses de más edad quizás todavía recuerden que sí se registraron episodios de cuarentena. La pequeña playa de Lazareto, engullida hoy por la de Oza, es el único vestigio del recinto en el que durante gran parte del siglo XIX marineros, soldados y emigrantes, que llegaban a la ciudad en barco, se veían obligados a permanecer durante jornadas para prevenir contagios de enfermedades.

A Coruña alcanza los 40 días de cuarentena con restricciones insólitas en epidemias pasadas