¿Llega la primera final?

La plantilla comenzó ayer a preparar el choque con el club sportinguista patricia g.fraga
|



Un punto de doce posibles es el escaso bagaje de un Deportivo que ha completado con malas sensaciones una exigente semana de tres partidos que culminó el domingo con la ajustada derrota en el Vicente Calderón. Una actuación que lo deja con cinco puntos, en la zona baja de la tabla, y con un calendario liguero en el horizonte que se presenta aún más complicado.
Con las malas vibraciones de estas primeras seis jornadas, unidas al infortunio de las lesiones y a la poca proyección ofensiva, el Depor recibirá el sábado al Sporting de Gijón en el séptimo acto de una competición que podría ser una primera final para cuerpo técnico y jugadores.

reacción
El equipo ha entrado en una dinámica peligrosa que debe cortar cuanto antes. Lleva dos derrotas seguidas, tiene problemas para ver puerta y ha perdido solidez defensiva, tras un comienzo esperanzador en esa parcela.

calendario difícil
El Deportivo afrontaba la semana de tres partidos con dos compromisos bastante asequibles (Alavés a domicilio y Leganés en casa), y la visita al Calderón, el choque más complicado.
Un solo punto, tras las tablas ante el Alavés, obligan ahora a los herculinos a dar un paso al frente en las próximas jornadas, que se presentan difíciles, con la visita de Sporting y Valencia y las salidas a Vigo y Camp Nou.

inoportunas lesiones
La enfermería, sin inquilinos en la pretemporada, cuenta con varios jugadores en el dique seco. La baja de Sidnei en el caso de la zaga y la de Joselu en punta de ataque han hecho mella en ambas facetas del juego. El último en caer ha sido Carles Gil.

sin alarmas
La competición acaba de empezar y desde el equipo llaman a la calma y a confiar en los jugadores. Es innegable que en partidos como el del domingo en el Vicente Calderón la escuadra que dirige Gaizka Garitano mereció mayor premio y la expulsión de Fayçal al término de la primera parte condicionó el choque.

problemas de estilo
El conjunto herculino maravilló a la parroquia coruñesa en el Teresa Herrera con un estilo de juego valiente, caracterizado por presionar al rival arriba y con gusto por el toque y la posesión.
Con el inicio de Liga, tanto los jugadores como el propio Garitano reconocían que no se estaba logrando plasmar en los partidos lo que se trabaja con ahínco durante toda la semana en Abegondo. Recurrir al pelotazo y esperar que Florin Andone se pelee por cazar un balón se convirtió en recurrente en los primeros lances.
La entrada de Emre Çolak en el juego ha aportado aire fresco al juego blanquiazul, que espera seguir mejorando de cara los próximos compromisos. Meta necesaria para que el punto de mira del Consejo de Administración del Deportivo deje de estar sobre el técnico.
Tino y su equipo, muy descontentos con la marcha actual del conjunto blanquiazul, esperan que mejoren juego y resultados. La piedra inicial se debe poner este sábado, en la que puede ser la primera final para el Depor.

¿Llega la primera final?