Rostros alegres en el regreso

Los jugadores blanquiazules, junto al utilero Javi Rego en el campo II de Abegondo quintana
|



En el mundo del fútbol no existe mejor terapia que sumar de tres en tres puntos para acercarse paso a paso a los objetivos marcados por cada escuadra.
Con la satisfacción del deber cumplido por la victoria ante un rival directo por la permanencia como Osasuna, el Depor regresó ayer por la mañana a los entrenamientos en Abegondo.
Los profesionales del Depor hicieron gala durante toda la mañana de un excelente sentido del humor, con un gran ambiente en el primer entrenamiento semanal.
La de ayer fue una sesión de recuperación para los pupilos de Gaizka Garitano que gozaron de más presencia frente a los ‘rojillos’; de este modo los titulares apenas corretearon por los helados campos de la Ciudad Deportiva por espacio de 30 minutos, antes de completar el día de actividad en el gimnasio y con un reparador masaje.
Los suplentes y no convocados del domingo sí se ejercitaron a mayor intensidad, llevando a cabo diferentes ejercicios con balón como rondos o pases de corta-larga distancia, transiciones de ataque, así como un partidillo de acoplamiento final en espacios reducidos.
El entrenador Gaizka Garitano no quiso perderse ni un segundo del penúltimo ensayo táctico antes de enfrentarse al Betis en la Copa del Rey, con continuas consignas técnicas al grueso de sus futbolistas.
El preparador vasco es consciente de que el torneo del KO no debe ser ‘tirado’ por su club y está dispuesto a competir en la misma línea de seriedad y compromiso exhibida en los últimos cuatro encuentros de Liga.
Los jugadores con menos minutos en la Liga observan el choque de mañana como una nueva oportunidad para reivindicarse, por lo que la entrega ayer también fue absoluta.
A pesar del intenso frío que se registró ayer por la mañana en Abegondo, gran parte de los titulares se quedaron unos minutos sobre el terreno de juego una vez cumplido su plan diario de trabajo para contemplar la evolución de sus compañeros.

Rostros alegres en el regreso