Imponen seis meses de cárcel a un furtivo por encararse con un guardacostas y atacarle con el raño

|

El Ideal Gallego-2011-06-11-008-7a3b14b4

  redacción>a Coruña

  El enfrentamiento que en abril de 2008 mantuvieron en la ría de O Burgo un grupo de mariscadores furtivos con varios miembros del servicio de Guardacostas le ha costado a uno de los ilegales una condena por delito de resistencia. La sentencia le impone medio año de reclusión, al entender el juez que su conducta, al intentar huir de la lancha de los vigilantes y, a continuación, golpearla con su raño, “menoscaba el principio de autoridad”.
Los hechos objeto de juicio se desencadenaron sobre las doce y media de la noche, cuando la patrulla detectó a un grupo de personas en las aguas de O Burgo y se acercó para identificarlas, al apreciar que estaban cometiendo una actividad ilícita. Cuando uno de los agentes requirió a los mariscadores la documentación, el acusado se interpuso entre la embarcación oficial y su grupo de compañeros. Con ello pretendía, según la resolución judicial, facilitarles la huida y dificultar la labor de los Guardacostas.

Con un remo > La sentencia habla de un segundo incidente, que sucedería cuando la lancha de vigilancia logró dar alcance a los furtivos: el procesado usó su raño para desestabilizarla y cuando los miembros de la patrulla cogieron un remo para defenderse, se lo arrancó de las manos y lo lanzó al agua.
Aunque en el juicio se habló también de que alguno de los presentes llegó a lanzar una piedra contra los guardacostas, la resolución estima que no hay prueba de que fuera el acusado y no uno de sus acompañantes. Lo que no pone en duda es que fuera él quien protagonizó el resto de los hechos, a la vista de sus propias manifestaciones durante la vista oral. En ningún momento negó haber huido de los funcionarios de la Xunta o de haber empujado la lancha con su utensilio, aunque explicó que se había visto “en la necesidad” de salir corriendo del agua “porque la lancha Guardacostas producía unas olas que les ponían en peligro”.


 

Imponen seis meses de cárcel a un furtivo por encararse con un guardacostas y atacarle con el raño