La vuelta al Sada y sus Contornos se desarrolla con normalidad

El Ideal Gallego-2015-01-09-018-cacbcfb2

El día más esperado por toda la comunidad educativa –después de aquellos en los que se aprobó el proyecto, en el que se adjudicó y en el que se terminaron las obras, claro está– llegó ayer. La vuelta al cole. Y nunca mejor dicho. Cuatro meses después del inicio del presente curso escolar y dos décadas más tarde desde que empezaron las demandas para ampliar las instalaciones del colegio Sada y sus Contornos, los niños y los profesores ocuparon la renovada infraestructura.
Faltan cosas por hacer, ya que hasta que no se apruebe el Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) no hay manera de seguir ampliando –entre otras cosas para un gimnasio–, mientras que la cubierta del patio también está pendiente, aunque para esto tiene que haber voluntad política.
Pero las nuevas aulas están. Y a pleno rendimiento. Ayer, tanto los niños y personal docente de Primaria como los del ciclo de Infantil, disfrutaban de estas nuevas instalaciones, ya perfectamente equipadas –por parte del centro– y con una más que necesaria calefacción que calienta todos los rincones.
Ayer se respiraba, sobre todo entre los profesores, un cierto alivio. El espacio que han ganado para el trabajo diario ha aumentado el confort y el hecho de que las clases ya no se tengan que impartir en barracones y cuenten con servicios que antes no tenían, es otro de los motivos para la satisfacción general.
Solo un pero, a modo de anécdota. Algunos niños preferían seguir en el albergue... porque les divertía el autobús.

La vuelta al Sada y sus Contornos se desarrolla con normalidad

Te puede interesar