El comité de empresa de Albada solicita la mediación municipal para evitar la huelga

|

El Ideal Gallego-2011-06-28-005-d1efd837

abel peña > a coruña
  Esta misma tarde, el comité de empresa de Albada se reunirá en el edificio de Sindicatos de Alfonso Molina para decidir cuándo entrarán en huelga. Su presidente, José Manuel Vilariño, asegura que la dirección de la empresa no les ha dejado otra salida después de negarse a cumplir el preacuerdo alcanzado el 24 de abril e incita al Ayuntamiento a mediar para evitar un conflicto laboral que puede afectar gravemente a los coruñeses. “Nos non queremos xenerar perxuicio a ninguén, pero no nos queda outra que loitar polos nosos dereitos”. Es por eso que para evitar daños, ha solicitado una reunión con el alcalde, Carlos Negreira, y el concejal de Medio Ambiente, Enrique Salvador.
Como Albada es la concesionaria de la planta de tratamiento de basuras de Nostián, la huelga tendrá un rápido efecto en el bienestar de los coruñeses. “Se nos non tratamos o lixo, en dous días, co calor do verán, ponse a cheirar e pode chegar a ser como Nápoles”, recordó Vilariño, al tiempo que insistía en que si se llega a la huelga es por la negativa de la empresa a  cumplir con los temas más importantes, como el salario o los días libres (especialmente los sábados), en los que ya se había llegado a un principio de acuerdo.
Por su parte, la empresa asegura estar dispuesta a firmar el documento final, y asegura que la amenaza de huelga no es más que un chantaje del comité para obligarles a admitir a un delegado sindical que ha sido despedido. Vilariño no oculta que quieren la readmisión de este trabajador.  

Expediente > “Abríronlle un expediente por algo que ocurriu fora das instalacions de Nostián cando non estaba traballando”, denuncia el presidente del comité de empresa, que se refiere así  a un enfrentamiento que habría tenido lugar entre dicho empleado y un guardia de seguridad de Nostián en el transcurso de una concentración a las puertas de la planta de tratamiento de basuras y en el que el delegado habría agredido al guardia.
“Nesa concentración estiven eu e outras corenta persoas e ninguén viu nada”, mantiene el representante sindical, que niega que el empleado despedido estuviera implicado además en un reciente asalto a la sede de UGT. En todo caso, considera que la empresa no tiene potestad para despedir a un trabajador por un incidente que ocurrió fuera del horario laboral y mantiene que si están de nuevo a las puertas de una huelga dos meses después de que se desconvocara la primera es por culpa de la empresa.
Es una postura que comparte IU, cuyo portavoz, César Santiso, apunta que “os continuos conflitos entre empresas concesionarias de servizos públicos e o sue persoal demostran que o concello ten que tomar parte activa no diálogo social”. Santiso, que es el único concejal de su formación en el Ayuntamiento, considera que Vilariño también está en lo correcto cuando pide la mediación municipal.
En realidad, a pesar de que Albada es una empresa concesionaria de un servicio municipal el Ayuntamiento no puede participar en la mesa de negociación de un conflicto laboral, pero Santiso lo ve como una oportunidad de que Negreira medie en el conflicto “e demostre que ten o suficiente carisma que demanda o cargo de alcalde da Coruña”.

El comité de empresa de Albada solicita la mediación municipal para evitar la huelga