Los editores trasladan al Gobierno su apoyo a las reformas anti piratería

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría (d), durante la inauguración, en Madrid, de la feria Liber 2013, que este año tiene como país invitado a Chile, uno de los principales destinos de exportaciones
|

El sector editorial ha trasladado hoy a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la inauguración de la Feria del Libro Liber 2013, su apoyo al endurecimiento de las penas contra la piratería intelectual que contempla la reforma del Código Penal, que creen imprescindibles.

La vicepresidenta ha inaugurado hoy la 31 edición de la Feria Internacional del Libro junto con el ministro de Cultura de Chile, Roberto Ampuero, país invitado de honor en esta ocasión.

Ambos han realizado un recorrido por los principales estands de la feria acompañados del secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, y del presidente de la Federación de Gremios de Editores de España, Javier Cortés.

Según ha explicado Javier Cortés, los editores han querido expresar a la vicepresidenta el carácter imprescindible de las reformas encaminadas a proteger la propiedad intelectual ante el grave deterioro que supone la piratería para la industria cultural.

Una industria que se consolidó en 2012 como la principal de la cultura española con una facturación de 5.461 millones de euros que facturaron las empresas tanto en el mercado interior como en el exterior.

El 30 por ciento de la producción editorial española se distribuye en países extranjeros, de tal forma que el pasado año superaron los 527 millones de euros, con un aumento del 4,1 por ciento y con un aporte a la balanza comercial española de 298,7 millones de euros.

Aunque por zonas geográficas la Unión Europea continúa siendo el principal destino de las exportaciones del libro, con 316,77 millones de euros, estas ventas sufrieron en 2012 un ligero descenso (0,32 por ciento respecto al año anterior).

Mientras, América se mantiene como segundo destino de las ventas, con 196,20 millones y un incremento del 12,14 por ciento, según los datos de la Federación de Cámaras del Libro, que ponen de relieve el aumento del 57,3 por ciento que han experimentado las exportaciones al continente africano, por valor de 10,02 millones de euros.

Este año el invitado de honor de la feria internacional del libro es Chile, que se ha convertido en uno de los principales destinos de exportaciones españolas en Iberoamérica.

Así, según datos facilitados por la organización, en 2011 llegaron a Chile procedentes de las editoriales españolas un total de 2,2 millones de libros por un importe de 12,5 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 42,63 por ciento.

Desde el Ministerio de Cultura chileno se considera que, además de ser una muestra fundamental para las editoriales, Liber es "una excelente vitrina" para su industria del libro en el mundo y para su entrada en nuevos mercados.

Chile, que el pasado año fue el país invitado en la feria del libro de Guadalajara (México), intenta con su presencia en Liber que su industria del libro abra nuevos canales de distribución en España y en otros países hispanohablantes.

Para ello, han acudido a esta feria 19 editoriales, que representan a todos lo sectores de la industria editorial chilena. De ellas, 16 están vinculadas a las tres agrupaciones existentes.

Además, el estand oficial de Chile, que contiene más de 500 títulos de editoriales chilenas, organizará durante la feria diversas actividades.

Paralelamente, se ha organizado en la Casa de América en Madrid un programa cultural con la participación de cuatro destacados autores chilenos: Carmen Berenguer, Nona Fernández, Elicuara Chiuailaf y Pablo Paredes.

Durante su recorrido por la feria, Sáenz de Santamaría ha sido obsequiada con varios libros, muchos de ellos cuentos infantiles: "Esta noche voy a triunfar en casa" ha señalado la vicepresidenta a los periodistas, a los que ha explicado que su hijo le pide todas las noches un cuento nuevo "y hoy va a tener suerte".

Los editores trasladan al Gobierno su apoyo a las reformas anti piratería