Las tasas y los exámenes centran las quejas de los universitarios

29 abril 2013 A Coruña.- Informática y Economía participan en un plan piloto nacional sobre calidad
|

El valedor universitario recibe cada año centenares de quejas y consultas de toda la comunidad universitaria. Esta figura académica ve pasar por su despacho una gran cantidad de casos, ya sea promovidos por los alumnos o por el personal docente o investigador. Dentro de su capacidad, trabaja para resolverlos o para alcanzar una solución negociada a cada uno de los conflictos. Sus áreas de trabajo abarcan desde la actividad docente diaria de la Universidad, hasta cuestiones relacionadas con las infraestructuras y el funcionamiento de los servicios.
Pero si hay un epígrafe que aglutina la gran mayoría de las quejas y consultas que llegan al despacho de Enrique Martínez Ansemil, es el referente al acceso, las tasas y la gestión académica. Y lo hace a través de los alumnos. Durante el pasado curso, 18 consultas y 7 quejas sobre estas cuestiones requirieron la atención del valedor. También le dieron trabajo las cuestiones relacionadas con los exámenes y los criterios de evaluación. Aunque por parte del profesorado sólo se requirió su intervención en una ocasión, los alumnos, por su parte, presentaron un total de 24 reclamaciones relacionadas con estos criterios académicos.

por facultades
El último ejercicio académico dejó un total de 120 expedientes sobre la mesa del valedor entre todos los que se generaron en las distintas facultades de la Universidad coruñesa. El análisis de los datos por centros, también evidencia que hay facultades mucho más activas que otras. Es el caso de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura, que fue, con mucho, la que más requirió la intervención del valedor.
Un total de 14 consultas y 9 quejas de este centro se resolvieron en el despacho de Martínez Ansemil. Le sigue de cerca la facultad de Ciencias de la Educación, que generó 12 consultas y 7 quejas.
El documento presentado por el valedor también detalla el tiempo de resolución de cada uno de los casos. Destaca el hecho de que el 66% de los casos encontraran una solución entre 1 y 7 días, y el 24% se resolvieran en menos de un mes. Todo ello, teniendo en cuenta que el volumen de trabajo había crecido en casi un tercio atendiendo a las actuaciones requeridas por los estudiantes, que pasaron de 65 el curso anterior a 93 en 2012.

Las tasas y los exámenes centran las quejas de los universitarios