El respeto y los pasos que nunca perdieron en Betanzos

El Ideal Gallego-9999-99-99-999-7f106958
|

El 24 de julio de 2019, víspera del Día de Galicia, la ciudad asistirá a uno de los acontecimientos más importantes de los incontables actos organizados en el marco del “800 Aniversario de Betanzos”. Después de “muchos años”, la Asociación Xóvenes do Pobo y la Escuela Municipal de Folclore (EMuF) interpretará, sobre el mismo escenario y de manera casi simultánea, las cuatro danzas gremiales que conserva Betanzos: Mariñeiros o Mareantes, Labradores, Zapateiros, y Xastres o Alfaiates. Una de las señales más destacadas de su preponderancia económica y social durante la Edad Media. Una de las excelencias más emocionantes de Betanzos. La consecuencia natural  del entusiasmo y la constancia de incontables generaciones que, en el caso de las Danzas Mariñeros y Labradores, interpretadas por Xóvenes do Pobo, alcanzan el clímax durante las celebraciones de San Roque.  Hasta el momento, las más conocidas 

En 2020 se cumplirán cincuenta años de su “restauración” absoluta en Ávila. Entonces, interpretadas por voluntarios de la OJE de Betanzos, se impusieron en el Certamen Nacional de Danza de España. Una gesta a la que siguieron la representación española en el International Arts  Festival for Young People en el  Queen Elisabeth Hall, en 1977, el reconocimiento mundial en el  Festival de Melgaço, en Portugal,  o la actuación ante Juan Carlos I, entonces Príncipe de España,  ambas en 1973. Detrás, la dedicación incansable del actual cro- nista oficial de la ciudad, Núñez- Varela  y  Lendoiro,  y  de  los  bailadores y los músicos, que se  entregaron sin complejos a la recuperación de las coreografías, los ritmos y la indumentaria his- tóricos, propios de la Edad Media.

En la actualidad, ambas coreografías son interpretadas por Xóvenes do Pobo. La de Mariñeiros o Mareantes, en cada día de celebración, y la Danza dos Labradores, con menor asiduidad pero con la misma precisión y entrega, y la energía de los niños y niñas, convencidos y convencidas de que en los movimientos de sus pies y de sus manos reside parte de la historia de Betanzos.

Importancia
En 2017, la EMuF recuperó la Danza de Xastres ou Alfaiates, rescatada en los 80 y los 90 por la Agrupación Pasiño a Pasiño, y  en el acto de la García Irmáns presentará la de Zapateiros, que también interpretó en su día Pasiño a Pasiño, que la llevó incluso a Francia, al “hermano” Pont l’Abbé, hasta donde se desplazó en 1993 para participar en las  Fiestas de las Bordadoras. Tres años después, la bailaron en la sección de Mercedes Peón en Luar, en la TVG. Desde entonces, la Danza dos Zapateiros no había vuelto a representarse, y menos aún con sus “compañeras”, de ahí el valor de la puesta en escena del Festival Folclórico del Día de Galicia 2019 .

Características
El escritor y diplomático José García Acuña (Betanzos, 1873) detalló, a comienzos del siglo pasado, cómo vestía cada una de las asociaciones actuantes en la Función del Voto a San Roque. Siguiendo el orden de la comitiva, el Gremio de Labradores: “En mangas de camisa, luciendo el clásico calzón de pana azul con botones dorados, media blanca, zapato bajo de cuero, descubriendo la redonda testa, de lasos cabellos caídos sobre la frente, habiendo dejado en la sacristía los estrafalarios sombreros de copa con los que se cubrían al hacer sus danzas, y cerrando las filas por medio de viejos sables que el uno tenía por el puño, y el que le precedía, por la contera…”, anotó en el artículo La Procesión del Santo Patrono”, en “La Mariñana”.

En cuanto al Gremio de Marineros, apuntó que “venían después, formando bóveda con los arcos pintarrajeados y sostenidos en alto, desfilaban, en dos hileras también, los bravos marinos de agua dulce, con su pulquérrimo atavío de almidonadas pecheras y calzones de extremada blancura sobre la que se destacaban los gayos colorines de las cintas y pañuelos pendientes de brazos y cinturas, adornado el pecho de cadenillas y preseas, capitaneados por el popular ‘Salero’…”.

José García Acuña también escribió sobre la peculiar indumentaria del Gremio de Zapateros: “Vestían de peregrinos, a la usanza de los que por riscos y vericuetos, y entonando el himno ¡Ultreja! venían de lueñes tierras a postrarse ante el sepulcro de Santiago Matamoros…”.

El respeto y los pasos que nunca perdieron en Betanzos