Vázquez: “En el club, nadie me ha puesto en cuestión”

El de Castrofeito considera normal tener algún “accidente” en el camino, aunque lamente que tocara ante el Celta B | quintana
|

El entrenador del Deportivo, Fernando Vázquez, está sorprendido porque, tras la primera derrota de la temporada (octava jornada), el presidente haya tenido que defender su continuidad. Él no se siente cuestionado en el club porque nadie de dentro le ha transmitido dudas y aboga por generar un estado de confianza que impulse a la plantilla hacia el objetivo del ascenso a Segunda División esta temporada.

Su tocayo Fernando Vidal afirmó públicamente que para él no hay debate sobre el entrenador y, a aquellos que dudan, el dirigente les invitó a reflexionar sobre qué alternativas serían mejores que la del preparador de Castrofeito, que se siente respaldado.

“Es difícil trabajar si sientes arenas movedizas debajo de los pies. Lo más importante para un trabajador es sentir que estás sobre algo real, no ficticio. A mí no hace falta que me apoyen cuando gano partidos o va bien la cosa, porque nadie lo necesita cuando pasa eso.

Realmente cuando uno necesita apoyo, cariño, es cuando un partido no sale de forma correcta y pierdes. Nosotros perdimos un partido, pero yo, mentalmente, estaba preparado para eso. En este caso, te duele muchísimo porque es contra un rival con el que no deberíamos perder por lo que significaba, pero tampoco veo equipos que descendieran y tuvieran un camino claro en Segunda B. No se sube por obligación, sino por trabajo”, precisó.

En ese sentido, pidió el apoyo del deportivismo. No para él, sino para la plantilla, para ser el motor que ayude a carburar al equipo. Se conseguirá el objetivo “si creemos, confiamos, estamos unidos y tenemos humildad”.

“Esas son cualidades que un equipo ganador tiene que tener. ¿Que van a venir fallos? Por supuesto, pero son parte del camino, parte del éxito. Parece contradictorio, pero tú en tu vida puedes tener éxito y, por el camino, fracasos. Nosotros el otro día fracasamos, pero es un partido”, matizó el preparador deportivista.

Respecta a los que tienen dudas sobre él. “Las opiniones de cada uno no las puedo controlar, pero las opiniones no vale, lo único que vale son los resultados, que son la prueba de que algo va bien o mal, y ser un equipo regular. Sé cuál es el objetivo, el primero clasificarnos para el playoff y ganar octavos y cuartos, pero creo que no es una buena lectura pensar que no vas a fracasar en algún partido. Busco la regularidad”, incidió.

Además, recordó que el Deportivo es un equipo renovado tras el descenso y eso necesita tiempo. “Incorporamos a 12 jugadores nuevos, cada uno con su circunstancias, conseguimos integrarlos perfectamente en el Deportivo, tenemos un grupo maravilloso y creo que con apoyo y unidad nos van a llevar a Segunda A, pero eso no quita que tengamos algún accidente. No busco apoyo para mí, sino para el equipo, que necesita confianza, seguridad. Con esas armas, conseguiremos ser un equipo muy, muy difícil de batir como estábamos siendo”, declaró el míster.

Vázquez admitió que a él le costó cambiar el chip tras el descenso y desde fuera le decían que se mentalizara de estar en Segunda B. Ahora, él pide lo mismo. “A mí, al principio de temporada me decían: céntrate en Segunda B, acepta que estamos en Segunda B, pero me da la sensación que de forma inconsciente el Deportivo parte en un plano superior. Es posible la critica, la opinión de la afición que cree que tiene que jugar espectacular, ganar todos los partidos y por 5-0. Esa sensación de que no puedes fallar porque eres el Depor se siente en el campo. No parece negativa siempre y cuando el equipo la sepa asimilar. El otro día salió a reducir esa sensación de que no puedes perder”, dijo en referencia a la cita con el Celta.

Confesó el de Castrofeito que no le “gusta” que la gente dude de él, pero “cada uno es libre de opinar”.

“¿Que te puede minar un poco? A mí no me va a minar. Sé en lo que me tengo que concentrar: en este vestuario y ganar partidos. Pienso que por perder un partido parece que esto es una hecatombe. La línea del éxito no es recta, va a haber algún problema y, si en el primer fallo parece que el mundo se cae, me parece exagerado, pero comprendo y acepto”, dijo con resignación.

No se siente cuestionado internamente. “Solo recibí una llamada del presidente, que me dijo lo que había dicho en rueda de prensa, y nada más. No me siento cuestionado porque nadie me ha puesto en cuestión. Hace nada Zidane estaba para tirar a la basura y ahora es intocable. Lo que me sorprende es que no es por una racha, sino que por un solo partido salta mi nombre. Es una sorpresa inesperada. Y que el presidente tenga que salir a defenderme no me parece normal por perder un partido y sí me deja descolocado.  La seguridad que tenía puede que no fuera tanta”, reconoció.

En todo caso, consideró que ahora mismo no necesita “apoyo” porque, desde su “punto de vista mental” cree que no es “necesario”.
Y cuestionado sobre si la dirección deportiva le respalda, precisó que Richard Barral no le ha transmitido nada y eso se lo toma como algo positivo porque, en su opinión, implica que no tiene dudas sobre él. 

“Barral no tiene nada que decirme porque nunca me cuestionó. El hecho de que me dijera algo quizás sería por que me está cuestionando. Con él tengo confianza absoluta”, argumentó el técnico.

Vázquez: “En el club, nadie me ha puesto en cuestión”