El Leyma alarga su sueño

Deporte Campeón-2015-04-03-024-7bc933ae
|

 

El Leyma Basquet Coruña prolongó, al menos hasta el domingo, su sueño de meterse por tercer curso seguido en los playoffs de ascenso a la ACB, después de deshacerse de un correoso cocinas.com y bajo la premisa innegociable de Tito Díaz: dejar al rival en menos de 70 puntos equivale a victoria. Así fue nueve de los 10 triunfos que acumulaba la ‘marea naranja’ antes de la cita de ayer en Riazor.
Sin embargo, el arranque del encuentro hizo pensar en todo lo contrario. El Leyma se contagió del ritmo frenético –rozando el ‘run & gun’ (correr y tirar) que trata de imponer el conjunto riojano. Más por la cantidad de posesiones que por un acierto excelso, el marcador se movió mucho durante los 10 minutos inaugurales.
En el bando local, gracias a un inspirado Rowley; en el visitante, por cortesía de Carlson, un ‘4’ que juega muy abierto e hizo daño desde el arco de 6.75 metros. Los 20 puntos que lucía el CB Clavijo en su ‘score’ proyectaban a 80. Malo.
En el inicio del segundo corte, Vujasinovic bajó dos marchas el ritmo local y la defensa subió otras dos. Fruto de ello fueron varios robos seguidos, aunque el Leyma sacó poco provecho de ellos. Primero,  Burjanadze convirtió un contragolpe de tres contra uno en una falta de ataque; luego, Mutakabbir se llevó un gorrazo en un 2x1; y, finalmente, Petrovic palmeó otro fallo a la contra del escolta.
Curiosamente, este rosario de errores dio paso a los mejores minutos de la ‘marea naranja’. Firme atrás, con Rowley dominando los aros, y paciente en ataque, un pase sin mirar de Mutakabbir a Castro y un ‘high-low’ perfecto de Rowley con Petrovic dieron al Leyma su primer renta interesante (36-28). Pero Carlson apareció al rescate y, con dos triples, estrechó el electrónico al descanso (38-36).
Un parón que, en principio, le sentó bien al Leyma y muy mal a su rival, empeñado en meter el partido de nuevo en un ir y venir, lo que le llevó a cometer varias pérdidas de balón de manera casi consecutiva. Los locales no cayeron esta vez en la trampa y, entre Rowley y Castro –los únicos que anotaron en este periodo– llevaron al Leyma a su primera ventaja de dos dígitos (51-41).
Y, curiosamente otra vez, los mejores minutos dieron paso a los peores. Una técnica al banquillo local, tras una falta de Rowley sobre Nwogbo, paró el partido durante casi dos minutos. El tiro adicional, que correspondía a Nwogbo, lo acabó lanzando Coego, ya que Pérez Caínzos –en su regreso a Riazor– decidió sustituirle por el golpe sufrido en la infracción. El desconcierto de los de Tito Díaz derivó en un parcial de 0-11 para acabar el cuarto (51-52).
El cuarto definitivo consumió su primera mitad con un intercambio de aciertos y errores, en medio de dos defensas mucho mejor plantadas que en los tres precedentes, hasta que dos valientes y poderosas penetraciones de Hernández –partidazo el suyo– torpedearon la línea de flotación riojana a poco más de un minuto para el final (67-60). Castro, con cuatro tiros libres, remató la faena.

El Leyma alarga su sueño