Los comerciantes consideran perdida toda la venta de la campaña estival de rebajas

|

El Ideal Gallego-2011-07-24-003-57cacdbe nagore menayo > a coruña
  Finaliza el mes de julio y las ventas de la campaña de rebajas siguen sin despegar de una forma notable. Los comerciantes de las distintas zonas de la ciudad ven en esta campaña un agujero que se ha comido la temporada entera. Se cumplen cuatro semanas desde que en los escaparates de la ciudad comenzaran a anunciar grandes descuentos, promociones y ofertas, pero los coruñeses no han respondido como en años anteriores y las ventas han sido muy bajas. Tanto, que los representantes de algunas asociaciones de comerciantes tildan esta campaña como “la peor en muchos años”.  
“Está siendo un completo desastre”, la califica Antonio Amor, presidente de los comerciantes del Área Obelisco. “No se ve gente por la ciudad y mucho menos bolsas”, se quejaba el empresario.
Para él, como para el resto de comerciantes de la ciudad, el culpable de esta situación está muy claro. “Este mal tiempo se ha cargado por completo las ventas”, afirma Amor. “Aunque los hosteleros dicen que están teniendo un gran campaña, lo cierto es que para nosotros está siendo bastante mala”, lamenta.

Mirar pero no comprar > Los comerciantes evidencian que este año se ve mucha gente por la calle, pero que no entran en las tiendas a comprar. Además, el turismo tampoco llega con intención de rascarse el bolsillo. “Cuando los coruñeses terminan de gastar, dependes de lo que llega de fuera, y en esta ciudad no estamos teniendo unos turistas que gasten mucho dinero”, se quejaba el empresario. Por eso, confían en que el tiempo mejore y la gente se anime más a salir a la calle y hacer alguna que otra compra, aunque saben que la campaña ya está perdida. “Podemos mejorar algo a finales de este mes y durante agosto, pero no vamos a salvar la temporada”, aseguran los comerciantes.
Los gerentes de establecimientos comerciales de la ciudad tenían “muchas esperanzas” en estas rebajas, ya que la temporada anterior no había sido todo lo satisfactoria que hubieran deseando. Por ello esperaban remontar las ventas con la llegada de los descuentos pero aseguran que en los primeros quince días se suele producir el mayor volumen de ventas, algo que este año se ha quedado muy por debajo de las necesidades del sector.
La misma radiografía comercial se produce en las tiendas de la calle de Barcelona. El portavoz de los comerciantes de la zona, José Manuel Castro, asegura que, de no haber tenido este mal tiempo durante todo el mes de julio “las ventas hubieran sido mucho más significativas”.
“El mes más importante es julio; cuando llega agosto la gente ya está pensando que el verano ha terminado y no tiene ganas de comprar ropa de esta temporada, sino que ya está pensando en la que vendrá para otoño”, lamenta el empresario.
Aún así, sigue confiando en que la llegada del sol y el buen tiempo permita remontar, “al menos al 75% las ventas que hicimos el año pasado”.
Para estos comerciantes, las bajas ventas durante la campaña de rebajas se suman a la caída experimentada durante el resto de la temporada. “Hemos perdido ventas durante todo el año. No sólo por la crisis, sino porque nosotros tenemos otros impedimentos añadidos como las dificultades de aparcamiento y de tráfico en nuestra zona. Si a la gente le cuesta venir hasta aquí, termina por no acercarse a comprar”, se lamenta el empresario.

Caída esperada > La caída en las ventas era algo con lo que ya contaban los comerciantes, antes incluso de que comenzara oficialmente la campaña de rebajas. El presidente de la federación provincial de comerciantes, Miguel Agromayor, ya adelantaba que se preveía un descenso de entre el 10 y el 15% de las ventas en esta temporada, aunque finalmente ha resultado ser bastante mayor.
A pesar de que las rebajas comenzaron fuerte, con descuentos de hasta el 50% durante los primeros días, muchos coruñeses no han llegado, ni siquiera, al gastar los 60 euros de media que se esperaba por cada consumidor. Aún así, quien se ha animado a rascarse en bolsillo, lo hizo adquiriendo artículos de moda y complementos, sobre todo.

Los comerciantes consideran perdida toda la venta de la campaña estival de rebajas