La investigadores creen que Hichamy lideró la célula tras la muerte del imán

|

Los investigadores policiales trabajan con la hipótesis de que Mohamed Hichamy, fallecido en Cambrils, pudo asumir un rol de líder a nivel operativo en los atentados con la muerte del imán de Ripoll en la explosión de la casa de Alcanar donde se estaban gestando las acciones terroristas.
Fuentes de la investigación explicaron que Hichamy, de 24 años, es el mayor de los terroristas implicados directamente en las acciones, sin contar al imán Abdelbaki es Satty y a Driss Oukabir, detenido por los Mossos pero que no participó de manera directa en las acciones.
Hichamy fue el encargado del alquiler de dos vehículos usados en los atentados y su nombre aparece en numerosas gestiones realizadas por la célula, por lo que se trabaja con la línea de que esta persona asumiera un rol más preponderante.

Abatido por los Mossos
Mohamed Hichamy fue uno de los cinco terroristas que perpetró el atentado de Cambrils el 18 de agosto atropellando a peatones en el paseo Marítimo, dejando un balance de una mujer muerta, y murió abatido por los Mossos.
No obstante, las citadas fuentes explican que todavía se está por determinar con exactitud cuál era la dinámica del grupo, teniendo en cuenta que la mayoría de presuntos implicados eran hermanos –tres hermanos Aalla, dos Oukabir, dos Hichamy y dos Abouyaaqoub– y el vínculo familiar también pudo determinar las actuaciones operativas.
Sobre el proceso de radicalización de la célula, se sospecha que fue relativamente rápido, de un año aproximadamente, y que se hizo en un “entorno muy cerrado” a través del imán, sin que los terroristas tuvieran mucha actividad en redes sociales e Internet.
Además, las fuentes consultadas aseguran que los integrantes de la célula no tenían conductas radicales en su vida cotidiana, precisamente para no levantar ninguna sospecha sobre sus planes, según apuntan las citadas fuentes. 
Por otra parte, la cámara de seguridad de un área de servicio de la autopista AP-7 grabó a los terroristas comprando mecheros, una recarga de teléfono móvil y comida, en cuatro ocasiones distintas, el mismo día de los ataques.
El periódico ARA publica en su página web la grabación de las cámaras de seguridad del área de servicio, situada en Cambrils, que muestra a los terroristas realizando sus compras en actitud distendida, mientras conversan entre ellos.
Además, Agustí, un vecino que avisó por teléfono a los Mossos d’Esquadra de la presencia de una persona sospechosa en Subirats  que resultó ser Younes Abouyaaqoub, valoró: “He hecho lo que debía hacer y lo volvería a hacer cien veces”.

La masía de Riudecanyes fue el refugio en el que hicieron sus planes

La célula terrorista que atentó en Cataluña utilizaba una masía abandonada de Riudecanyes como centro de seguridad en que refugiarse o reunirse para planificar sus acciones, mientras que el chalé ocupado de Alcanar era destinado a la fabricación de explosivos.
Fuentes próximas a la investigación, la masía, situada en la urbanización Mar de Riudecanyes, se reveló como un importante centro de operaciones de la célula, por lo que los Mossos d’Esquadra practicaron un minucioso registro con el fin de hallar indicios.
Unos jóvenes de Riudecanyes alertaron del hallazgo de los pasaportes medio quemados de dos terroristas  el pasado viernes y el consistorio de este municipio agradeció la colaboración. l

La investigadores creen que Hichamy lideró la célula tras la muerte del imán