El Gobierno francés advierte del riesgo de un ataque en el país con armas químicas o bacteriológicas

French soldiers patrol the Christmas market on the Champs-Elysees in Paris, France, November 19, 2015, after last Friday's series of deadly attacks in the French capital. REUTERS/Jacky Naegelen
|

El primer ministro francés, Manuel Valls, advirtió ayer del riesgo de que Francia sufra un ataque con “armas químicas o bacteriológicas”, al tiempo que subrayó que “nada se puede excluir” cuando se habla de amenaza terrorista.
En su discurso en la Asamblea Nacional para justificar la ampliación del estado de emergencia, impuesto desde los atentados, Valls hizo hincapié en que hay que adoptar todas las precauciones necesarias para evitar nuevos atentados.
“A día de hoy no se puede excluir nada. Lo digo con todas las precauciones necesarias, pero lo sabemos y lo tenemos en mente. Puede existir el riesgo de las armas químicas y bacteriológicas”, afirmó el jefe del Gobierno galo.
Valls subrayó que el “enemigo” de Francia tiene “un nombre”: “el islamismo radical. “Será estando juntos, unidos, como lo destruiremos”, afirmó. 
El Boletín Oficial de Francia publicó ayer el decreto por el que se amplía el estado de emergencia a los territorios de ultramar francés, una medida anunciada en su discurso del miércoles por el presidente galo, François Hollande. Hollande aseguró este miércoles que Francia continúa “en guerra”, y anunció el envío del portaaeronaves Charles de Gaulle para triplicar la capacidad de ataque de Francia contra los objetivos del Estado Islámico (EI) en Siria. Precisamente ayer, Hollande ordenó “intensificar” las operaciones militares lanzadas contra el grupo terrorista Estado Islámico tanto en Siria como en Irak, en el marco de la coalición que lidera Estados Unidos.
Hollande convocó ayer por la tarde un Consejo de Defensa para actualizar todos los datos recabados hasta ahora por las autoridades en relación a los atentados del viernes en París.
La reunión sirvió para examinar todas las medidas destinadas a “reforzar la protección” de los franceses y, además, también se trató “la situación en Siria”. En relación a este conflicto, Hollande “ha dado las instrucciones necesarias para la intensificación de las operaciones militares en curso” contra el Estado Islámico.
Por su parte, el embajador de Francia en España, Yves Saint-Geours, indicó ayer que el Gobierno de François Hollande está todavía evaluando qué estrategia seguir en Siria para combatir al Estado Islámico y, por lo tanto, aseguró que aún no ha hecho ninguna petición concreta a España. En todo caso, garantizó que no habrá “presiones de ninguna manera”. Saint-Geours dejó claro que “no va a haber consecuencias inmediatas” y que Hollande todavía tiene que hablar con los presidentes de Estados Unidos y Rusia, Barack Obama y Putin, respectivamente, para definir los pasos a seguir en las próximas semanas.
De hecho, subrayó  que Francia ni siquiera se plantea aún enviar tropas sobre el terreno, ya que está evaluando qué hacer y con qué medios hacerlo. “No se ha definido nada aún y no hay peticiones concretas”, insistió.

El Gobierno francés advierte del riesgo de un ataque en el país con armas químicas o bacteriológicas