Luisinho apea a Víctor

El Ideal Gallego-2016-12-22-041-237fedd3
|

 

El RC Deportivo se clasificó para octavos de final de Copa del Rey tras remontar su desventaja de 1-0 de la ida con un contundente 3-1, con goles a cargo de Arribas, Luisinho y Babel; el bético Piccini puso el suspense hasta el pitido final. 
Comandado por un Ryan Babel involucrado al máximo en el encuentro a priori de su despedida, el Depor salió dispuesto a nivelar la balanza cuanto antes.
El propio holandés envió a las nubes en el minuto 6, en lo que sería el preámbulo del tanto de la igualada en la eliminatoria.
Fayçal Fajr botó con precisión una falta en banda izquierda en la zona de tres cuartos para un remate impecable de Arribas con la pierna derecha, adelantándose a su marcador, Bruno.
El Depor lograba lo más complicado en el minuto 10, noqueando a las primeras de cambio a un Betis muy defensivo, que salió con línea de cinco zagueros a Riazor.
Nada más sacar de centro, Babel protagonizó una colada vertiginosa pero su pase atrás no pudo ser rematado por un Fayçal que reclamó pena máxima por caída en el área. Hubo contacto pero quizó no el suficiente para la pena máxima.
Justo cuanto el reloj marcaba el primer cuarto de hora Marlos Moreno estuvo a punto de remachar de cabeza el 2-0, pero una gran intervención de Giménez desbarató el testarazo del colombiano.
Esta fenomenal estirada del meta vigués del Betis marcaría un punto de inflexión, toda vez que el cuadro de Víctor Sánchez del Amo —ayer aplaudido en su regreso a ‘casa’— fue asentándose y asomando la cabeza en ataque.
Álex Alegría y Piccini tuvieron en sus botas hasta cuatro oportunidades que no supieron definir ante un más que inspirado Rubén, providencial para que el RC Deportivo se marchase con ventaja al intervalo. Los de Heliópolis reclamaron también un lanzamiento desde los once metros por un tropezón de Alegría ante Arribas, en principio completamente involuntario.
Visiblemente descolocado y cansado por la falta de ritmo de varios de sus titulares, el Deportivo agradeció la llegada al descanso.
En la reanudación, el encuentro entró en una nueva dimensión, con dos zarpazos herculinos que dinamitaron  el enfrentamiento.
Luisinho se desquitó de su tensa relación pasada con Víctor en el 53’ con un zurdazo descomunal desde fuera del área que dejó petrificado al arquero bético.
Con el 2-0 el cuadro local tenía en sus manos el pase a octavos pero no se conformó y siguió volcado; producto de ese dominio se sucedería el 3-0 solo cinco minutos más tarde, después de que Babel impusiese su instinto en el área tras un centro templado de Juanfran.
La grada estalló de júbilo y coreó el nombre del holandés, al que pidió que se quedase en A Coruña. El atacante agradeció el reconocimiento popular con palmas de afecto.
Sin embargo, cuando la fiesta era absoluta en el coliseo herculino, un despiste de la zaga local propició un tanto que acortó distancias con el sello de Piccini (3-1). Corría el minuto 65 y una hipotética diana más visitante suponía la eliminación.
En el minuto 75 Joselu dispuso de la opción perfecta para certirficar el pase de ronda con un penalti por derribo a Babel pero Joselu no pudo concretar en la definición y su chut se fue por encima del travesaño.
El error del de Silleda dio pie al nerviosismo en las postrimerías; con más corazón que cabeza el conjunto de Heliópolis asedió los dominios del marco coruñés.
Rubén Martínez salvó un duro remate en el 85 de otroRubén, Castro, y Jonas desaprovechó otra llegada dos más tarde. Llorando pero el Depor ya está en octavos.

Luisinho apea a Víctor