“Nos estamos haciendo modernos dentro de la inmodernidad”

El Ideal Gallego-2016-02-26-036-1945d944
|

Para el ourensano Moncho Borrajo, compartir cartel esta noche con Mofa e Befa a las nueve en el teatro Colón es un placer porque  “son dos gamberros maravillosos”, capaces de congregar a un público diferente al suyo, más joven, y eso hace que el pote del humor tenga más sustancia: “Se cree que lo que hace reír a tu padre no te hace gracia a ti hasta que me vean y digan: ‘Mira lo que suelta el abuelo’”. “Noites de retranca” vuelve a la ciudad con la primera prueba piloto de los tres sobre el escenario en una cita en la que el veterano repasará la historia de España: “Empezarei en Altamira e ata que soe o móbil. Entón direi aquelo de teño que marchar”. 
Aunque esta ensalada histórica ya la aliñó con “Golfus Hispanicus”, Borrajo señala que será diferente. Hablará medio en gallego, medio en castellano para que “después no digan que vengo de la Xunta” porque “a mí todo lo normativo me cabrea. Eu falo o galego de Ourense, o meu e o falo de sempre”. 
Después de colgar vídeos en internet donde muestra su descontento con la situación política actual y mandarle una misiva de desacuerdo a Pablo Iglesias, el artista califica el presente como “insultante”: “El pacto no va a valer para nada. ¿A qué están jugando? Volveremos a tener unas elecciones con todo el gasto que esto supone”. Para Moncho, el PSOE tendría que haber pactado con PP y Ciudadanos, marcando unas pautas, pero este tiempo muerto le está quitando las ganas al ciudadano que “ve como todos los días sale alguien que roba y no pasa nada”. 
En cuanto a la carta contra el líder de Podemos, recuerda la manipulación que se hizo de ella, que le hizo subir de nuevo a la palestra a aclarar que “yo no lo insulté ni a él ni a su padre”. Sin embargo, no se arrepiente de ser crítico porque “yo puedo opinar y no me callé con Franco, así que tampoco lo voy a hacer ahora”. 
Eso sí, reconoce que tuvo que cerrar la boca “muchas veces, ¿para qué te la vas a jugar cuando ves que no consigues nada?”. Viendo el nivel cultural que se respira en el país, “me da mucha vergüenza. Es increíble que alguien gane un concurso y gane 6.000 euros por ir a una discoteca, que Matamoros aparezca en televisión hablando de sus cejas operadas o que cualquiera publique un libro”. 
Frente a esto, Borrajo ejerce su libertad de expresión, que no es lo mismo que el insulto en una España “donde todo vale y la ética, la educación y la palabra dada se han desplazado y prevalece la vulgaridad”. El que resumirá la historia de España en un monólogo cree que “nos estamos haciendo modernos dentro de la inmodernidad”. Contra todos los elementos que le irritan profundamente, utilizará la retranca: “A mí me tenía que pagar la Seguridad Social porque les hice ahorrar muchas pastillas llevando la risa al público”. Condensa su receta con la traca valenciana que adoptó en sus años levantinos y la retranca gallega, que le hace salir al escenario a estar mejor que la vez anterior y a los que piensan que actuar en este formato “es como si me rebajara”, Moncho les dice que “yo empecé con una guitarra en un pub en los años 60”. 
Subir al escenario y entretener es siempre para Moncho un ejercicio de dignidad así que al lado de Mofa e Befa se ríe con ellos cuando le dicen que puede ser el escarnio: “Yo encantado” y asume que la de esta noche será una actuación para aprender porque “aprendiz de mucho, maestro de nada”. En un mundo “donde todos tenemos garaje y ninguno despensa”, Borrajo pide respeto y recuerda que por cada derecho, hay una obligación y que muchos se olvidan de lo último. Hoy más que nunca.

“Nos estamos haciendo modernos dentro de la inmodernidad”