El Gobierno recurre la ley de ruptura y advierte a los que colaboren con el referéndum

|

El Gobierno decidió recurrir ante el Tribunal Constitucional (TC) la ley de Transitoriedad aprobada el jueves por el Parlamento catalán y advirtió de que deben atenerse a las consecuencias todos aquellos que colaboren con la organización de un referéndum ilegal, entre ellos los ayuntamientos o los voluntarios.
Por segundo día consecutivo, Mariano Rajoy presidió una reunión del Consejo de Ministros, y si en la de el jueves, de carácter extraordinario, se acordó la presentación de cuatro recursos ante el Tribunal Constitucional frente a otras tantas decisiones del Parlament y del Gobierno de la Generalitat, ayer se dio vía libre a otros dos recursos.
En concreto, el Gabinete facultó a Rajoy (previo informe favorable del Consejo de Estado) para que, en cuanto se publique la ley de Transitoriedad aprobada en el Parlamento de Cataluña y que plantea la instauración de una república, dé instrucciones para recurrirla ante el Constitucional.

Ruptura del orden 
En la conferencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, consideró que esta ley implica la ruptura “total y absoluta” con el orden constitucional y pretende abrir un periodo constituyente.
El segundo recurso al TC aprobado ayer va contra determinados preceptos de la ley del código tributario de Cataluña y que pretende impulsar una Hacienda propia.
Méndez de Vigo destacó que con todo ello el Gobierno demuestra que está preparado para seguir actuando de forma inmediata ante las decisiones de los independentistas y que la mejor prueba es que en 24 horas se anuló la ley del referéndum.
Y está dispuesto a seguir actuando de la misma forma y sin descartar nada, incluso, si fuera necesario, recurrir al artículo 155 de la Constitución y que supondría la suspensión de la autonomía catalana.
Lo sugirió el propio portavoz del Gobierno cuando, al ser preguntado si las palabras de el jueves en las que Rajoy dijo que no renunciaba a nada frente a las intenciones de los soberanistas incluía la aplicación de ese artículo del texto constitucional, ha respondido: “Sin renunciar a nada es sin renunciar a nada”.

Diálogo permanente
Pero quiso dejar claro que las medidas serán siempre proporcionadas y se adoptarán en diálogo permanente con los líderes del PSOE y de Ciudadanos, momento en el que aseguró que no le consta que haya reticencias de Pedro Sánchez a una reunión a tres con Rajoy y Albert Rivera y que lo importante es el acuerdo existente frente al reto independentista.
De momento y después de que el TC haya anulado la ley del referéndum, ha considerado que está claro que serán delito todos los actos preparatorios de un referéndum ilegal y el Gobierno confía en que todos los alcaldes cumplan la ley.
Además, ante los ayuntamientos catalanes que ya se mostraron dispuestos a facilitar locales para el referéndum, recordó que, según el Tribunal Constitucional, serán “colaboradores necesarios” de una ilegalidad y tendrán que atenerse a las consecuencias.

Participar en algo ilegal
Al plantearle qué ocurriría con los ciudadanos que voluntariamente puedan participar en la preparación del referéndum y no sean funcionarios, subrayó que todo el mundo sabe que se trata de algo ilegal. “El que participe y colabore en un referéndum ilegal lo sabe y todo el mundo debe aceptar las consecuencias de lo que hace”, recalcó el portavoz.
Y respecto a si se actuaría también contra los ciudadanos que acudieran a votar, precisó que las medidas afectarían a quienes organicen un referéndum porque son los responsables del incumplimiento de la ley.
El ministro dijo que no le cabe “la menor duda” de que los Mossos d’Esquadra cumplirán la ley y “obedecerán” al fiscal general del Estado, “como lo harán todos los funcionarios”.
Sí admitió que al Gobierno le preocupa que pueda haber altercados en las calles, pero precisó que la sociedad catalana siempre se caracterizó por su pluralismo y moderación y es la que tiene que rechazar que los extremistas y violentos promuevan ese tipo de acciones en las calles y no solo no seguirlas, sino rechazarlas.
Méndez de Vigo subrayó que el objetivo “irrenunciable” del Gobierno es mantener un clima de concordia cívica y va a seguir actuando con firmeza pero con moderación.

El Gobierno recurre la ley de ruptura y advierte a los que colaboren con el referéndum