Negreira prevé suspender las obras del Paseo durante la temporada de playa

|

El Ideal Gallego-2011-06-22-003-b3673fc7

  a.P./l.f. > a coruña

  El Ayuntamiento estudia paralizar las obras de pavimentación del Paseo Marítimo durante todo el verano, para no entorpecer los accesos a los arenales en plena temporada de playas ni provocar problemas a los transeúntes en la época en la que más afluencia de gente registra esta zona de la ciudad. El alcalde, Carlos Negreira, confirmó ayer que la empresa adjudicataria de los trabajos está evaluando la medida propuesta, por lo que hoy mismo podría conocerse si el parón impuesto por el gobierno local para la celebración de la noche de San Juan se prolongaría hasta mediados de septiembre, fecha en la que el ejecutivo municipal contempla reanudar la reforma. “No podemos correr riesgos ni entorpecer el paso en una época en el que el Paseo está sobrecargado de personas”, explicó el regidor.
Fue el anterior gobierno bipartito el que tomó la decisión de iniciar los trabajos en pleno verano, fijando su finalización para el mes de agosto, si bien, ahora, los populares la están reconsiderando, pues temen que se puedan causar graves trastornos a los peatones y usuarios de las playas de Riazor y el Orzán, ya que prácticamente todo el tramo comprendido entre la fuente de Los Surfistas y el Playa Club se encuentra levantado. En principio, se preveía distribuir la ejecución del proyecto por fases y habilitar, por todo el recorrido, pasillos peatonales, así como mantener abiertas las entradas a las playas, si bien el equipo de Negreira acabó por descartar esta alternativa.

Mantenimiento > Para evitar también que se produzcan accidentes durante la celebración de las hogueras, los operarios comenzaron la pasada jornada a rellenar todos los agujeros abiertos durante las labores de pavimentación. Se tratará de cerrar los socavones con hormigón, aunque, por la falta de tiempo para que fragüe el cemento, en algunos puntos simplemente se utilizará tierra prensada para nivelar el suelo. Además, a lo largo del día de hoy se terminará de retirar las vallas de obra que impidan la circulación normal de los asistentes a los arenales, para evitar que se produzcan embotellamientos.
El gobierno municipal también consideró la posibilidad de instalar una división entre el propio Paseo y la arena en el tramo dañado por el temporal en noviembre y que todavía se encuentra sin barandilla, para prevenir caídas, aunque al final los técnicos descartaron esta opción por su escasa funcionalidad. En su lugar, se decidió igualar el nivel de la playa al de la acera, reduciendo al mínimo el desnivel.


 

Negreira prevé suspender las obras del Paseo durante la temporada de playa