Putin ayuda a Trump en medio de las críticas por dejar el acuerdo climático

El presidente ruso, Vladimir Putin, en el Foro Económico de San Petersburgo | SERGEI SAVOSTYANOV (efe)
|

El presidente ruso, Vladimir Putin, que trata de normalizar las relaciones de Moscú con Washington, echó ayer un cable a su colega Donald Trump en medio de la conmoción creada por abandonar EEUU el Acuerdo de París contra el cambio climático.
Ante un multitudinario auditorio internacional de políticos y hombres de negocios, Putin evitó criticar a Trump por su polémica decisión, al ser preguntado en el Foro Económico de San Petersburgo por la moderadora del debate principal, la periodista estadounidense Megyn Kelly.

Culpar del mal tiempo
Putin bromeó con que, a partir de ahora, se podrá culpar a Trump del mal tiempo en Rusia. “Ahora podemos responsabilizarle a él y al imperialismo por todo”, dijo.


“Yo no juzgaría a Trump, porque fue el presidente Barack Obama quien tomó esas decisiones. Quizás el actual presidente considera que estas no están debidamente pensadas. Tal vez piensa que no existen los recursos necesarios”, dijo Putin.


El jefe del Kremlin admitió que EEUU podría haber optado por modificar sus obligaciones sin salirse del tratado, ya que este documento es solo “un acuerdo marco”, pero dijo que “ya no se puede rebobinar” y que es el momento de trabajar conjuntamente.
Cuando la moderadora recordó que otros líderes europeos criticaron a Trump, Putin comentó irónico: “Yo no estoy entre los líderes europeos. Por lo menos, eso es lo que piensan ellos”.


Y más a favor de Trump comentó: “No conozco el detalle de sus declaraciones, pero creo que dijo que le gustaría revisar estos acuerdos o firmar uno nuevo”.


Recordó que el Acuerdo de París solo entrará en vigor en 2021, por lo que –dijo– “si todos trabajamos constructivamente, podremos llegar a un acuerdo”.


“Don’t worry, be happy”, le dijo en inglés a la antigua periodista estrella de la cadena conservadora Fox, que saltó a la fama por criticar sus enfrentamientos con Trump durante la campaña electoral en EEUU. A ese respecto, Putin volvió a rechazar la supuesta injerencia de Moscú para favorecer al actual inquilino de la Casa Blanca y recomendó a aquellos que promueven la campaña informativa antirrusa en EEUU que se tomen un calmante.


“Esto es histeria y no para. ¿Queréis un calmante? ¿Alguien tiene un calmante? Que se lo den”, dijo Putin dirigiéndose al auditorio, que reaccionó con humor.


Se refería a la insistente saga de informaciones en los medios estadounidenses sobre los contactos mantenidos por el embajador ruso en EEUU, Serguei Kisliak, antes de que Trump llegara al poder en enero pasado.


Putin se desvinculó por completo de las acusaciones de manipulación electoral durante los comicios estadounidenses, culpó a la candidata demócrata, Hillary Clinton, de cometer errores de campaña “que no quiere reconocer” y que le costaron la derrota frente a la “más eficaz” propuesta de su rival y vencedor, y señaló que Estados Unidos llevaba años “interfiriendo sistemáticamente” en los asuntos del Kremlin antes de que todo esto ocurriera.

Putin ayuda a Trump en medio de las críticas por dejar el acuerdo climático