AENA achaca a factores puntuales los problemas que tuvieron varios aviones para volar por su peso

11 abril 2015 A Coruña.- El Ayuntamiento critica a la compañía, Vueling por el trato dado a lo pasajeros "atrapados" en Alvedro Los viajeros del vuelo a Sevilla embarcaron tras más de un día de espera en A Coruña
|

Las restricciones por cuestiones de peso sufridas este fin de semana por varios vuelos que operaban desde Alvedro han levantado muchas suspicacias sobre el futuro del aeródromo. Sin embargo, desde AENA tranquilizan a los pasajeros y aseguran que las dificultades se debieron a un cúmulo de circunstancias puntuales que no alargarán en el tiempo las trabas para las aerolíneas.
Si la semana pasada no fue tranquila en los aeropuertos de Santiago y Vigo, los últimos días las complicaciones también llegaron a Alvedro. Algunos pasajeros o maletas debieron ser reubicados en otros vuelos dado que –como reconoció la propia Vueling– hubo algunas limitaciones de peso inesperadas. Frente a los rumores que hablan de que esta situación se prolongará en el tiempo y dañará las cifras de la infraestructura, fuentes de AENA aclararon que los avisos están teniendo un carácter puntual por una confluencia de factores. Lo achacan, sobre todo, al aumento de los viajeros por el puente y a la mala meteorología.
Mientras se realiza el entronque de la pista con el nuevo tramo, el espacio para aterrizar y despegar se ha reducido en 60 metros. Eso afecta en parte a los aviones más grandes que operan desde A Coruña, pero en especial hay que fijarse en los pesos límite con los que se puede volar.
“El avión no puede alcanzar el máximo para el que ha sido fabricado”, explicaron las mismas fuentes, que añaden que hay que pensar en la tripulación, la carga, el equipaje, los pasajeros y el combustible, que convierte el avión en un transporte más pesado cuánto más largo sea el trayecto a realizar.
Las condiciones de “humedad, presión atmosférica, configuración del despegue, el viento y la distancia de la pista” provocaron que, a su vez, se excediesen los kilos marcados por las compañías, por lo que hubo que reducir pasaje en varias rutas.
Pese a ello, AENA recordó que esto nunca había sucedido y dijo confiar en que los episodios sigan siendo aislados.

AENA achaca a factores puntuales los problemas que tuvieron varios aviones para volar por su peso