Y el coleccionismo superó el límite galáctico (20.000 objetos de Star Wars)

Detalle de la exposición de piezas recogidas durante 35 años por Gabriel Navarro de objetos relacionados con la saga cinematográfica de Star Wars que se pueden ver en distintas salas del castillo de Santa Bárbara de Alicante. E
|

  El alicantino Gaby Navarro lleva más de 35 años coleccionado objetos y figuras relacionadas con la saga cinematográfica "Star Wars", y tal es el volumen de lo adquirido que ha necesitado un castillo, el de Alicante, para exponerlas por vez primera al público.

"Toda la Galaxia en el Castillo. 35 años de coleccionismo" es el título de la muestra que hoy ha abierto sus puertas en la fortaleza de Santa Bárbara, en pleno centro de la ciudad de Alicante, y que reúne la nada despreciable cifra de 20.000 objetos.

De hecho, se trata de una de las mayores colecciones del mundo sobre la saga "Star Wars" y, posiblemente, la colección privada más completa de Europa, con el añadido de que nunca antes había sido exhibida.

Desde objetos que solo alcanzan unos centímetros hasta figuras en representación real (escala 1:1), la exposición permite al visitante viajar hasta el universo creado por George Lucas y conocer hasta dónde un coleccionista es capaz de llegar.

Un solo recorrido por las distintas salas y estancias del castillo de Santa Bárbara no es suficiente para asumir visualmente todo lo expuesto. Y es que en esta muestra, por poner un ejemplo, están todas las figuras oficiales y no oficiales aparecidas en el mercado desde 1977... y estamos en 2014.

Aquí hay escudos, emblemas, monedas, parches, mapas y toda clase de accesorios propios de las tropas imperiales, sin olvidar trajes, cascos y armas, algunas de ellas a tamaño real.

Además, tres dioramas de grandes dimensiones con escenas más que conocidas de las películas, como La Batalla de Hoth, en el 'Imperio Contraataca'; la de Endor, en el 'Retorno de Jedi', y la de Naboo, en la Amenaza Fantasma, trasladan a quienes las contempla hasta el mismísimo escenario planetario.

Es imposible consumir visualmente todo. Hay una sección dedicada a objetos curiosos aparecidos en torno al "mundo starwasiano", otros únicos y singulares, imitaciones y hasta piezas falsas.

Algunas son únicas en el mundo y más de veinte figuran con serie numerada y consideradas unas de las pocas existentes en todo el planeta.

La devoción de Gaby Navarro por este universo comenzó en un cine de verano de Benidorm en 1978. Proyectaban "La Guerra de las Galaxias" a modo de reposición. Con cuatro años de edad, vio pasar sobre su cabeza la nave gigantesca que cruza la pantalla al inicio de la película. Ahí comenzó todo.

Con la paga que le daba su abuelo se compró los primeros muñecos. Luego llegaron los cómics, las novelas y los videojuegos. Más tarde adquirió varios trajes del universo Star Wars y logró ser miembro del Imperio Galáctico con la Asociación Mundial Legión 501st.

Ahora, con 40 años, sigue coleccionando. Si sigue así, necesitará la 'Estrella de la Muerte' para exponer su particular galaxia.

 

Y el coleccionismo superó el límite galáctico (20.000 objetos de Star Wars)