Reportaje | Hasta doce instrumentos y la gaita como nexo

El grupo presentará su espectáculo este año en la ciudad
|

La gaita es el nexo, un instrumento que siempre estuvo ahí en el imaginario de los gallegos, pero que de un tiempo a esta parte ha evolucionado. Cuenta Álvaro que Mitic la dignifica. Es más, la pone a bailar junto a los demás porque “los artesanos consiguieron eliminar las limitaciones que tenía en los últimos 20 y 30 años” y la gaita ya no se margina: “En las mismas fiestas, siempre estaba la banda y aparte el gaiteiro”.
Ellos cambian el cliché, la sacan de contexto y la gaita asegura a golpe de notas que “el espectáculo debe continuar” con Queen, grita “thunder” con ACDC o se vuelve tango con Carlos Gardel.
Y es que la formación la componen un total de 16 músicos, todos con el denominador común de ser gallegos, que arropan a la que tiene puntero y se la llevan de paseo por lo clásico y lo metal. Según. Cuentan los hermanos Álvaro y Suso que las versiones de grandes hits suenan a bajo, contrabajo, guitarra, batería, trombón, trompeta, saxo, clarinete, flauta, teclado, violín y violonchelo, en un toma y daca “de principio a fin” porque cuando sacas un repertorio tan conocido, “no necesitas presentaciones”.
Los 16 llevan juntos en el escenario desde hace año y medio cuando estrenaron su repertorio para el ciclo 1906.
Entre la plantilla, militan coruñeses o gallegos que se aliaron con el jazz en el conservatorio de la ciudad porque la idea es que lo clásico se aliñe con el género de la improvisación y sea rock and roll, a la vez. Mitic busca una fecha en la que presentarse este año en A Coruña. También llama a la puerta de Ortigueira y otros festivales veraniegos. Desde los años 30 a los 90, el show que acaban de materializar en formato disco dura dos horas. Es una especie de carta de presentación de lo que pueden llegar a hacer en próximas entregas.
Y es que el hecho de que vengan de distintos palos, favorece la fusión y el intercambio. Aquí hay hueco para Bon Jovi y Frank Sinatra. A John Williams le reservan nueve minutos. Es entonces cuando salen a rodar algunas de las bandas sonoras más conocidas en un espectáculo que nunca es igual y se acompaña con imágenes. Dicen el público también se comporta diferente en función del sitio, aunque “todos se vienen arriba con ACDC y Europe”.

Reportaje | Hasta doce instrumentos y la gaita como nexo