Tres meses de sufrimiento

|

El Deportivo puso fin el sábado por la noche a una pesadilla que se prolongó durante tres meses exactos.
El 19 de diciembre de 2015, el conjunto blanquiazul se imponía al Eibar en Riazor (2-0) gracias a un gol de Lucas Pérez de penalti y un tanto de Alejandro Arribas. Esta victoria consolidaba a la escuadra coruñesa en el sexto puesto de la clasificación, zona europea, con 26 puntos, dos más que el Athletic de Bilbao, que era séptimo en ese momento, y tres más que el Sevilla, octavo.
Aún restaban tres jornadas de la primera vuelta por disputarse y el equipo blanquiazul ya acariciaba con la yema de los dedos la permanencia.
Sin embargo, dicho triunfo fue el inicio de una de las mayores crisis de los herculinos en su historia.
A partir de entonces, la fortuna le dio la espalda al equipo de Víctor Sánchez del Amo, que se mostró incapaz de vencer en las siguientes trece jornadas de Liga. Además, tampoco logró ganar ninguno de los dos partidos de los octavos de final de la Copa del Rey que disputó con el Mirandés.
El triunfo conseguido ante el Levante es, además, el primero de la escuadra deportivista en el año 2016.
En las trece jornadas que los blanquiazules permanecieron sin ganar, se convirtieron en el peor equipo de toda la categoría, al conseguir sumar solo siete puntos de los 39 posibles.
Siete empates y seis derrotas sufrió el equipo coruñés, que, además, perdió su rocosidad defensiva, al encajar un total de 26 tantos en dicho periodo.
El segundo peor equipo entre la jornada 17 y la 29 (ambas inclusive) fue el Sporting de Gijón, con nueve puntos.
Pese al pobre registro de los herculinos durante dicha racha, los excelentes números conseguidos en las primeras 16 jornadas del campeonato les han permitido mantenerse fuera de la zona de peligro.
De hecho, la victoria contra el Levante dispara a los blanquiazules hasta los 36 puntos y les dejan muy cerca de asegurar su continuidad en Primera División una campaña más.

Tres meses de sufrimiento