La Policía Nacional escolta al Cristo del Buen Consuelo

El Ideal Gallego-2016-03-24-013-a5473a0e
|

En una Semana Santa un tanto particular por las trabas del Gobierno local, ayer la procesión del Cristo del Buen Consuelo sí pudo ser velada por agentes de seguridad. Así, como ocurre cada año, este paso, asignado a la Jefatura Superior de la Policía de Galicia, recorrió las calles de la Ciudad Vieja entre multitud de cofrades, devotos y miembros del cuerpo policial.
Las tallas del Santísimo Cristo del Buen Consuelo, un cristo crucificado que data del siglo XVI y cuyas extremidades son del XVIII, y de Nuestra Señora de las Penas pasearon a hombros de los cofrades siguiendo la apuesta de los tres soldados romanos que se juegan a su paso su túnica. 
Organizada por la Confradía de Nuestra Señora de la Soledad y Santo Entierro, el paso sobrecogió a los devotos y también a los asistentes, que siguieron en respetuoso silencio el caminar sobre hombros de los pasos procesionales desde su salida del templo de la Orden Tercera.
La última de las procesiones nocturnas de esta Semana Santa coruñesa llenó de claroscuros la noche de la ciudad, para dar paso hoy a partir de las 19.30 horas a a Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de la Amargura, preludio del día grande del calendario santo de A Coruña, el viernes.

La Policía Nacional escolta al Cristo del Buen Consuelo