Algo fresco que ofrecer en una ciudad donde los revival ya se han masticado demasiado

David, Adri y Óscar llevan tocando juntos desde 2010 javier alboré
|

Óscar y Adri son dos de los tres mosqueteros, junto con David, que un verano de 2013 se subieron al escenario del Noroeste Pop Rock. Un cuento que terminó con perdices, pero sin continuidad, porque para eso es necesario tener una empresa detrás que mueva a los músicos, una inversión que vaya más allá de la presencia en las redes sociales. Lo difícil, dicen, es llegar, para después ser juzgados. El resto depende de si gusta o no, pero para eso hay que llegar y atravesar una serie de filtros cada vez más complicados.
Sin embargo, The Younger Boys no tiran la toalla y lanzan una campaña de crowdfunding para lo que será su primer EP, una especie de carta de presentación con cuatro temas, los más representativos, que tienen pensado grabar en los estudios Bonham. A falta de cuatro días para que se cierre, la banda está contenta por la buena respuesta del público y porque están a punto de alcanzar la cifra redonda que les permitirá entrar en el estudio. Solo les faltan cien euros de los 1.500 a los que aspiraban.
Les cuesta definir su estilo. Quizá es debido a que sus influencias son tantas como ritmos sonaban en los 60 y en los 90, sus décadas preferidas. Adri asegura que a él los 70 nunca le acabaron de entrar y que los 80 están bien, pero con cuidado: “Hacemos rock independiente de hoy en día”, dice. Óscar le remienda: “La wikipedia pone que tocamos postpunk revival”, y entre risas cuentan que lo que se va a poder escuchar en el trabajo será lo último que harán en inglés.
Cansados de meter palabras lejanas con calzador, lo siguiente será contarlo en castellano: “En inglés no me parece sincero, te puedes aproximar pero siempre faltan matices”. Asi es que Younger Boys serán “un disparo y venga”, como dice Óscar, pero un disparo más certero aún si cabe, con letras que van al grano y que todo el mundo entiende. En un momento donde la incertidumbre es el caballo de batalla, que “te hace pensar si será bueno avanzar o no”.
Es por eso que el grupo tiene pensado hacer una gira por Galicia en locales que están más a su alcance, para tocar en casa el 18 de abril, en la sala Le Club. Y escupir todo lo que han macerado desde hace cuatro años, cuando le dieron voz a una batería que no se coloca fuera de la pole position, sino que lo hace en primer plano.
La formación ha reformulado su propuesta hasta hacerla caramelo. En los locales de la plaza del Comercio, Adri, Óscar y David amasan la harina. Afirman que tienen algo fresco que ofrecer porque los revival están muy masticados. En una ciudad habitada por gente acostumbrada a que pasen los de siempre. n

Algo fresco que ofrecer en una ciudad donde los revival ya se han masticado demasiado