Una nueva asociación de taxistas colapsa el centro de la ciudad con una protesta contra la competencia desleal

el ideal gallego-2017-06-30-007-f50f34fb-p
|

Élitetaxi, la nueva asociación del sector que lleva cerca de dos meses en A Coruña, organizó ayer una manifestación contra las licencias de VTC (Vehículo de Turismo con Chófer) que utilizan plataformas como Uber y Cabify para conseguir pasajeros. En total fueron, según la Policía Local, 32 los taxis los que rodaron lentamente desde la plaza de A Palloza hasta la de Ourense, para concentrarse frente a la Delegación del Gobierno. Desde las 10.45 horas hasta las 13.00 horas, las retenciones en Alfonso Molina llegaron hasta ronda de Outeiro. También se vio afectado el tráfico de los alrededores.
El portavoz de Élitetaxi, Edelmiro Caamaño, aseguró que ya son 70 VTC y 522 los taxis que operan desde A Coruña: “El otro día, sin ir más lejos, encontramos dos coches con licencia VTC en la estación de autobús que venían de León y de Burgos”. Para dejar claro su malestar por su situación, los manifestantes no se limitaron a concentrarse y usar pancartas, sino que también emplearon petardos y megáfonos. Desde Élitetaxi exigen un compromiso de los gobiernos tanto central como autonómico, igual que hicieron en la manifestación de la semana pasada. “No queremos que nos digan lo que van a hacer, sino que lo hagan. Queremos que los coches VTC se rotulen como en Madrid, y que se forme a los policías para que sepan como actuar”, reivindicó Caamaño.

Una actuación prematura
Sin embargo, al revés de en su anterior manifestación, en la de ayer no recibieron el apoyo de Radiotaxi, una de las asociaciones de taxistas de la ciudad, junto con la mayoritaria Teletaxi. Ambas asociaciones advirtieron a través de unas notas colgadas en las cabinas de las paradas que no secundarían la huelga, aunque respetaban que cualquiera de sus asociados lo hiciera. Y, de hecho, se vieron coches de ambas asociaciones pero tanto para Leopoldo Villa, de Radiotaxi, como para Manuel Sánchez Quindimil, de Teletaxi, la protesta es prematura.
La razón de que no la apoyen es que los representantes de Fegetaxi, la Federación Galega de Taxistas se reunió el viernes con la conselleira de Infraestruturas e Vivenda, Ethel Vázquez, que prometió atender sus reivindicaciones. Entre las medidas que piensa poner en marcha se incluyen el que estas empresas deban tener una oficina de atención al público, una base en la que tendrán que permanecer hasta concertar un servicio y disponer de un justificante de trabajo que deben llevar a bordo del vehículo.
Además, los conductores tendrán que estar dados de alta en la seguridad social y ser contratados a tiempo completo. Con estos cambios, que se han solicitado a nivel nacional, el Gobierno autonómico espera frenar la burbuja de las VTC. La conselleira recordó que son 6.000 familias gallegas las que viven directamente de este sector y destacó la necesidad de ofrecer plenas garantías a los usuarios de los servicios de transporte en turismo. Por otro lado, la portavoz de la Xunta aseguró que no están otorgando ninguna licencia de VTC (desde 2013) y que, además, están trabajando ya en la mejora de la ley del taxi.
Precisamente, Élitetaxi quiere que se mantenga la proporción de una licencia VTC por cada 30 taxis (como ocurre en A Coruña, según sus cálculos) como se podía leer ayer en los capós de sus vehículos. “Que se cumpla ya”. Para Quindimil y para Villa, “ya” es muy poco tiempo para que se cumplan todas las promesas realizadas por la Consellería de Infraestruturas. Si no se cumplen, volverán a la calle. l

Una nueva asociación de taxistas colapsa el centro de la ciudad con una protesta contra la competencia desleal