Un bombero fuera de servicio salva a una octogenaria de morir asfixiada en su domicilio

Copia de El Ideal Gallego-2016-01-30-011-8e45dd0c
|

Fue alrededor de la una de la tarde cuando se declaró un incendio en el número 11 de la calle de Petín. En el domicilio situado en el segundo piso una octogenaria provocó un incendio cuando estaba cocinando. Afortunadamente, la humareda que rápidamente invadió la casa fue divisada por un bombero de servicio que pasaba por ahí y cuya actuación fue tan rápida como providencial. Pidió a la mujer que le arrojara las llaves por la ventana y rápidamente la sacó de allí. Aún así, inhaló un poco de humo y tuvo que ser atendida por el 061.  
Pero sus compañeros no dudan de que le salvó la vida a la jubilada. “El humo es muy traicionero, y la señora no podía salir por sus propios medios”, comentó el mando de la dotación. La víctima, además, por su avanzada edad, se encontraba un “poco descoordinada”. 
Una vez en el domicilio de la mujer y, tras sacarla a la calle, el bombero trató de minimizar los efectos del fuego retirando los cacharros que se encontraban en los hornillos y colocándolos en la pileta. Tras abrir el grifo del agua, abandonó la vivienda, a pesar de lo cual, cuando llegó la primera dotación, todavía había mucho humo. De hecho, las llamas no solo dañaron los hornillos, sino  toda  la cocina.

evacuación de una escuela
Por otro lado, una hora antes, los bomberos habían acudido a la escuela infantil Carricanta, en O Castrillón. El personal docente olió humo y se activaron dos alarmas, así que varias docenas de niños de muy corta edad fueron evacuados al exterior. 
Tras examinar el entorno con explosímetros, los bomberos determinaron que era seguro y se pudo volver a la normalidad.

Un bombero fuera de servicio salva a una octogenaria de morir asfixiada en su domicilio