La Franja sufre una ola de cierres y traspasos en los locales de hostelería

|

La calle de la Franja, una de las zonas con más hostelería concentrada de la ciudad, pasa por un momento bajo en las últimas semanas. En los bajos comerciales se anuncian hasta tres aperturas próximas, si bien otra decena de locales permanece sin inquilino a la vista. La Asociación de Hostelería de A Coruña asegura que la ola de cambio se repite en más lugares del municipio porque hay muchos establecimientos y con la caída del consumo gran parte de ellos dejan de tener balances económicos positivos.
Desde que se empezó a debatir el asunto de las licencias de terrazas mucho han cambiado las cosas por la calle de la Franja. Los empresarios de esta céntrica vía fueron los únicos que llegaron a reunirse con el concejal de Movilidad Sostenible a finales de 2015, antes de que el Ayuntamiento dejase en suspenso la negociación personalizada de los permisos para adaptarse a todas las particularidades del centro. 
Hoy la aplicación del plan especial de reserva de espacio para los servicios de emergencia entre el mobiliario de los bares y restaurantes afectará menos allí: en los últimos meses y, sobre todo, semanas la Franja padece un cúmulo de cierres y traspasos importante. Pronto abrirán dos locales, El Viejo y La Quadriglia, y el edificio en el que se asienta un tercero (Portela Bar&Kitchen) continúa en reformas. 

Llenos poco tiempo
Sin embargo, las novedades que se avecinan son pocas puesto que un paseo por la calle muestra al menos otra decena de bajos vacíos. Algunos de ellos hablan de traslados y traspasos en los carteles informativos para el cliente.
Ante esta evolución en negativo, el presidente de la Asociación de Hostelería de A Coruña, Héctor Cañete, destaca que las despedidas son “generalizadas”. Según su experiencia, ha visto cómo se hace una inversión muy costosa y se acaba cerrando, tras lo cual llegan otra u otras experiencias para aprovechar ese rediseño hasta que, finalmente, se baja la persiana de manera definitiva.
Cañete puntualiza que, aunque a veces los locales se vean llenos, solo ocurre así “en una franja horaria muy pequeña” que no es suficiente para hacer una caja con la que afrontar todos los pagos. “Algunos tienen que cerrar porque no son rentables; han subido mucho los gastos generales y ha bajado la facturación”, añade el representante del sector. l

La Franja sufre una ola de cierres y traspasos en los locales de hostelería