Cierran parte de la Ciudad Vieja por la presencia de grasa en la calzada

|

r.l. > A Coruña
 Una mancha de un fluido graso y resbaladizo por varias calles de la Ciudad Vieja obligó ayer por la mañana a la Policía Local a restringir la circulación por el peligro que presentaba la calzada.
Fueron los vecinos quienes dieron aviso al 092, ya que la espuma blanquecina hacía resbalar incluso a los peatones. Según los testigos, el vertido procedía de una máquina limpiadora de la empresa Cespa, cuyo conductor no se dio cuenta de que al tiempo que barría la calzada, iba dejando un reguero de otra sustancia.
Una dotación de bomberos se desplazó al lugar más afectado, la confluencia de las calles de Santa María y Cortaduría, y una vez allí constató que la mancha afectaba a calles adyacentes, como la de Sinagoga o Zapatería.
No obstante, fue la propia Cespa la que se encargó de la limpieza, sin que los bomberos llegasen a intervenir. Dada la escasez de tráfico –domingo a las diez de la mañana– apenas una docena de turismos fueron desviados por la Policía Local.

Cierran parte de la Ciudad Vieja por la presencia de grasa en la calzada