“Este equipo tiene que meter goles y dar espectáculo en casa”

Deporte Campeón-2013-10-04-006-7faebb46
|

Desde su presentación oficial, Cézary Wilk no había vuelto a pasar por la sala de prensa. Lo hizo ayer y tal y como había prometido hace unos meses, demostró que ya entiende bastante castellano (en algunas preguntas no necesitó traducción) y que poco a poco también se suelta con la lengua: “Me gusta la ciudad” y “¡Forza Depor!” fueron las perlas que dejó en la lengua de Cervantes, esa a la que se adapta en el vestuario, donde también se amolda a la filosofía de juego del equipo y al estilo del fútbol español. En todos los ámbitos, progresa adecuadamente.
Wilk deseó que la serie triunfal que comenzó ante el Alcorcón y siguió frente al Hércules tanga continuidad. “Desde luego es un camino bueno haber empezado esta racha con dos victorias y espero que en los próximos partidos continuemos así”, declaró en el arranque de su comparecencia, en la que estuvo acompañado por su profesora de inglés, que tradujo sus manifestaciones, aunque, con humildad, dejó a un lado los elogios que el mediocentro le dedicó.
El jugador polaco reconoció que sacar adelante los partidos de Riazor es una obligación para el Deportivo en la Segunda División del fútbol español.
“Entiendo que un equipo como el Deportivo todo el tiempo tiene que ganar en casa, esa es la cosa más importante, meter muchos goles, dar espectáculo y eso es lo que queremos e intentamos”, comentó.
El futbolista reconoció que, por ahora, al Depor no le ha resultado sencillo imponerse como local. “Está costando en casa, pero es fútbol y solo pensamos en el futuro, en el siguiente partido”, declaró.
El siguiente será el Mirandés, aunque el nombre no parece decirle demasiado. No importa el rival, importa el Deportivo. “Es el próximo partido en nuestra casa, pero no importa quién venga, tenemos que ganar en casa porque ya hemos perdido dos partidos y es demasiado”, dijo recordando las derrotas ante el Córdoba y el Murcia, ambos por la mínima y por culpa de dos acciones de estrategia.
A nivel personal, Wilk explicó que físicamente se encuentra “bien, fresco” y disponible para jugar el encuentro con los burgaleses. Será un partido más para ir cogiéndole el pulso a la Liga española.
“La adaptación no es difícil, pero la diferencia es bastante. Tengo que aprender rápido y jugar”, comentó tras repasar los cambios que hay futbolísticamente entre España y Polonia.
“Son muchas diferencias entre uno y otro. Son dos mundos distintos. En Polonia tienes que correr, pelear todo el rato, presionar; aquí todo el rato es tener la pelota, jugar la pelota”, señaló el centrocampista.
Él va de menos a más. Poco a poco. Le ha ayudado la continuidad que ahora le está dando Fernando Vázquez. “Ahora estoy mejor que en los primeros dos o tres partidos. Ahora conozco mejor al equipo y los jugadores y me adaptaré más en el futuro”, anunció el futbolista.
Empezó la Liga como suplente de Álex Bergantiños, pero las bajas en defensa movieron al coruñés al centro de la zaga y a Wilk le abrieron las puertas del once en el centro del campo.
“No pienso en que fui suplente y ahora titular. Solo pienso en el próximo partido. Eso es lo más importante para mí y también para nuestro equipo”, indicó.
A su lado, Juan Domínguez. “Él habla poco inglés”, apuntó Wilk en castellano. El idioma, “no es un problema” para manejarse en el Deportivo.
“El inglés es popular entre los jugadores. Y estoy aprendiendo castellano con una profesora estupenda”, señaló.
En el vestuario del Depor tiene a otro profesor de inglés, Fernando Vázquez. “Habla en castellano con la plantilla, aunque a veces habla conmigo en inglés”, confesó.

La vida en Coruña
Al centrocampista le gusta el día a día en A Coruña. Le parece una ciudad con mucho ambiente, dinámica y bella, especialmente la playa.
“Es una gran ciudad para vivir, en la que se disfruta mucho de la vida, hay muchos restaurantes, bares y una playa hermosa”, enumeró el jugador blanquiazul, de quien Lendoiro dijo en su presentación que si en el fútbol no le va bien, puede dedicarse a ser galán de Hollywood. Por ahora, va camino más de lo primero que de lo segundo. Poco a poco le está cogiendo el tono a la Liga española y también al Deportivo. 

“Este equipo tiene que meter goles y dar espectáculo en casa”