El Quinto Premio más madrugador reparte 42.000 euros en la ciudad

Administración de Carrefour de Alfonso Molina / Patricia G. Fraga
|

El más madrugador del Sorteo de Lotería de Navidad, el primer Quinto Premio, que correspondió al número 86986, dejó ayer 42.000 euros repartidos entre dos administraciones y un bar de la ciudad. La euforia, que no se hizo esperar y llegó a las 09.18 horas, concretamente a los dos minutos de comenzar el sorteo, se fue apagando a medida que giraba el bombo y las bolas se removían cada vez más, y es que A Coruña no logró hacerse con más de dos Quintos Premios a lo largo de las cuatro horas que duró el reparto.  

Parte de este número, anunciado por Noura Akrouh y Elisabeth Obarisiagbon, que está premiado con 6.000 euros al décimo, recayó en las administraciones de lotería de O Meigallo, en la calle de la Barrera, el centro comercial Carrefour de Alfonso Molina y el Centro Comercial Cuatro Caminos.

En la primera de estas tres, se habían consignado diez décimos, de los que cinco que vendieron por ventanilla y otros cinco se devolvieron. “Estamos muy contentos, porque con anterioridad habíamos repartido otros premios pero nos faltaba el de Navidad”, decía emocionada Amaia, de O Meigallo, que recuerda los malos meses para el sector, marcados por la bajada de las ventas de lotería, sobre todo en lo relacionado con peñas, asociaciones vecinales y empresas, entre otros.

“Este verano vino mucha menos gente, y los turistas son, en gran parte, los que más compran décimos”, explica. El titular del establecimiento, Pablo Blecua, cuenta que conocen la identidad de uno de los agraciados.

 

Una alegría

En el bar O Petón, de Cuatro Caminos, la llamada de este diario despertó a Manuel Seoane, que todavía no sabía que sus manos habían repartido suerte a algún coruñés. En este establecimiento se vendió un décimo a través de la máquina. “Todo lo que sea dar un premio es una alegría”, relataba minutos después de la primera llamada en la que no conocía la noticia. En la administración de Alfonso Molina se vendió un décimo por ventanilla, también generado por máquina. “Es solo un billete pero es una alegría, aunque está claro que ojalá fuese un grupo grande”, aseguraba Ana Díaz, empleada de esta administración, quien todavía estaba con la ilusión de repartir más premios antes del término del Sorteo de Lotería de Navidad. No es la primera vez que esta administración es afortunada en el azar. Ya el pasado año adjudicaron 1,5 millones de euros de un Quinto Premio, y es que vendieron 25 series del 06293, premiado en el anterior sorteo. Dos conocidos bares de la ciudad no repartieron grandes premios, pero dieron una alegría a sus clientes habituales con las pedreas, que otorgan 100 euros a cada décimo. Así, en el bar Chaflán, de la calle de Antonio Viñes, su número 43258 vino acompañado de suerte para el gran número de visitantes que recibe este establecimiento.

Lo mismo ocurre con el bar Bristol, en la calle de Torreiro, donde eligieron el número 75795 porque su terminación hace referencia al año en el que abrió sus puertas (1995). Además, en este 2020 han celebrado su 25 aniversario, por lo que esta alegría para terminar el año deja un buen sabor de boca a los habituales y encargados del bar. La parroquia de Nuestra Señora del Pilar, en el Ventorrillo, también repartió una pedrea.  

 

Un año complicado

Las administraciones no han vivido su mejor año, y es que la venta de lotería de Navidad ha sido atípica y los hábitos de consumo han cambiado. El sector coruñés sufrió unos meses de septiembre y octubre en los que el panorama no dejaba lugar a una sensación positiva.

Las reservas se vieron mermadas y todo el peso recayó en la venta de ventanilla, que, sobre todo, repuntó este último mes. El hecho de que los bares mantuviesen su actividad parada durante casi todo noviembre, también jugó un papel protagonista en el cambio de tendencia de esta campaña.

“Son sobre todo ventas pequeñas de un décimo, o peticiones de cien euros, por ejemplo. Sin embargo, estamos acostumbrados a recibir reservas de 5.000 euros, 1.000 euros...”, aseguraban desde A Barca de Oro, en la plaza de Pontevedra, un día antes del sorteo celebrado ayer. Esto, precisamente, explica el porqué del reparto de los premios a tan solo un décimo en las administraciones que han repartido premios en la ciudad.

Habrá que ver ahora si, de cara a la Lotería del Niño, los coruñeses apoyan al sector una vez más y, aunque sea a un nivel más bajo por esta modalidad de compra diferente a causa de la pandemia, siguen poniendo su ilusión para comenzar el año 2021 de la mejor forma.

El Quinto Premio más madrugador reparte 42.000 euros en la ciudad