Génova subraya que a Ferraz “no le salen las cuentas sin radicales ni separatistas”

Spain's King Felipe (L) greets Spain's acting Prime Minister Mariano Rajoy before their meeting at Zarzuela Palace in Madrid, Spain, February 2, 2016. REUTERS/Paco Campos/Pool
|

La dirección nacional del PP quiere que sus cargos por toda España hagan hincapié en la “huida hacia adelante” del líder del PSOE, Pedro Sánchez, al que “no le salen las cuentas” para formar Gobierno “sin radicales ni independentistas”. Además, critica que el secretario general de los socialistas se presente ante el rey con 90 escaños, “sin pacto cerrado y los trámites internos por cumplir”, lo que supone, a su juicio, “tres condicionantes imposibles”.
“Señor Sánchez, la investidura no es un concurso de egos, es un proceso serio de formación de Gobierno”, asegura el PP en un argumentario interno, coincidiendo con las audiencias de Sánchez y Rajoy con Felipe VI, que cierran la segunda ronda de consultas del monarca.
Génova” insiste en que sus diputados votarán en contra de cualquier propuesta de Gobierno que no esté encabezada por Mariano Rajoy porque el PP es el “vencedor” de las elecciones, con una diferencia de 1,7 millones de votos y 33 escaños sobre el segundo.

pasos al frente
En respuesta a los que hablan de inmovilismo y pasividad de Rajoy para buscar acuerdos, el PP se defiende asegurando que ha “dado ya pasos al frente” porque dijo “sí” a dialogar y no estableció “líneas rojas innecesarias”, salvo respetar los principios y valores del partido, la unidad territorial y la soberanía nacional.
Sin embargo, critica que Sánchez siga “sin querer hablar con el partido vencedor de las elecciones”, algo que, a su juicio, supone “faltar al respeto de más de siete millones de ciudadanos y desoyendo” el mandato de diálogo y pacto que dieron las urnas.
El PP señala que, dado que “la intransigencia, la desesperación y la huida hacia delante de Pedro Sánchez impidieron “comenzar unas negociaciones para formar un Gobierno de amplio respaldo parlamentario, Rajoy mantendrá ayer en su entrevista con el rey “la misma posición honesta y coherente”.

dos meses
A su entender, el jefe del Ejecutivo en funciones “no va a permitir que el voto de más de siete millones de españoles sea utilizado para que empiece a correr el reloj”. La Constitución dice que si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del presidente del Congreso.
Sin embargo, los “populares” critican que el secretario general del PSOE se presente ante el rey ayer con “tres condicionantes imposibles”: 90 escaños, sin pacto cerrado y los trámites internos por cumplir.
Según el PP, el “desesperado intento de investidura” de Pedro Sánchez “no es más que una maniobra dilatoria de quien, a la desesperada, urge a Rajoy a tomar decisiones”. “A Sánchez no le salen las cuentas sin radicales ni independentistas”, destaca.

Génova subraya que a Ferraz “no le salen las cuentas sin radicales ni separatistas”