La Policía de Barrio volverá a patrullar las calles cuando se incorporen los más de 30 nuevos agentes

Los nuevos agentes tomaron posesión de su puesto en el salón de plenos | pedro puig
|

En el último año, el descenso en la plantilla del 092 obligó a reducir la Policía de Barrio. Es decir, la vigilancia a pie por el casco urbano. La alcaldesa, Inés Rey, reconoció que “se reduciu pola escasez de efectivos e será unha das primeiras cuestións que se abordarán coa chegada dos novos axentes”. Es decir, el año próximo. De momento, ayer tomaron posesión 30 nuevos policías locales, pero siete se incorporarán a la plantilla, mientras que el resto pasarán a la Academia Galega de Seguridad Pública (Agasp) para completar su formación, aunque se espera que realicen prácticas en las calles coruñesas durante el verano.

327 funcionarios
integraban el Cuerpo municipal a principios de año, antes de que comenzaran a incorporarse los refuerzos programados

El procedimiento de convocatoria de plazas se inició durante el mandato anterior, el de la Marea Atlántica, pero esta circunstancia no ha impedido que la alcaldesa considere su llegada como una muestra del compromiso efectivo de su gobierno. “É un orgullo recibilos”, manifestó la regidora, que recordó que se trata de la mayor toma de posesión desde 1992.

Un 10% más

Con la alcaldesa se encontraba el concejal de Personal, José Manuel Lage, que recordó que las cuatro mujeres que están incluidas en esos treinta efectivos son una “incorporación tímida, no paritaria” como parte compromiso con la incorporación plena de la mujer a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. Lage también recordó que la Ley de Estabilidad Presupuestaria fue lo que impidió mantener la tasa de reposición hasta ahora, pero recalcó que el incremento del 10 por ciento de la plantilla que se obtiene con estos 30 agentes es “moi significativo”. A estos hay que añadir otros ocho de movilidad que ya tomaron posesión de su cargo.

4 mujeres
forman parte de esta nueva incorporación, lo que consideran que contribuye a cumplir la política de paridad en las Fuerzas de Seguridad

En realidad, dicho incremento situará a la plantilla a niveles de enero del año pasado y ya en ese entonces el Cuerpo municipal arrastraba un déficit de agentes. En enero de 2019 se prejubilaron 36 policías locales aprovechando la entrada en vigor de una nueva normativa que les permitía hacerlo a los 59 años.

El presidente de la asociación profesional de la Policía Local señaló que, a principios de año, el Cuerpo contaba con 327 agentes, y hace tres años, la cifra era 364,  así que Manuel Freire, aunque se muestra satisfecho de la llegada de más compañeros, recuerda que será necesario hacer más convocatorias de empleo.

“Hay que restarle doce o catorce que se prejubilarán en enero del año que viene”, advirtió. Se espera que el Ayuntamiento realice una convocatoria anual de plazas de empleo público para tratar de reducir ese déficit.

23 miembros
de la nueva remesa de agentes tienen que seguir formándose en la Academia Galega de Seguridade y no volverán hasta enero 

Pero por el momento, el problema de la escasez de agentes se está paliando mediante el pago de horas extra. El Ayuntamiento mantiene una política de gasto prácticamente ilimitado en lo que se refiere a las horas extra de la Policía Local. La percepción de inseguridad se acentúa ante la ausencia de patrullas porque a los vecinos les gusta la presencia policial, al margen de su efectividad y las autoridades lo saben  Además, las patrullas del 092 se han hecho más necesarias desde que hace unos años se ha reducido progresivamente el número de patrullas en la calle por escasez de efectivos.

Es posible que este año el número de policías nacionales en A Coruña se reduzca aún más, así que los policías municipales son más necesarios que nunca.

La Policía de Barrio volverá a patrullar las calles cuando se incorporen los más de 30 nuevos agentes