Junts pel Sí lanza una hoja de ruta flexible y sin "saltos al vacío"

El cabeza de lista de Junts pel Sí por Barcelona, Raül Romeva (1ºi). EFE/Archivo
|

Junts pel Sí ha defendido hoy que su hoja de ruta hacia la independencia está elaborada con "rigor" para evitar "saltos al vacío" y no es "inamovible", sino que está abierta a modificaciones, si las circunstancias cambian y el Estado accede en un futuro a celebrar un referendo vinculante en Cataluña.

Junts pel Sí ha presentado su hoja de ruta, que busca la secesión en un plazo máximo de 18 meses, en un acto en el Colegio de Abogados de Barcelona.

En el mismo han intervenido seis miembros de la candidatura: el coordinador general de CDC, Josep Rull; la secretaria general de ERC, Marta Rovira; las expresidentas de ANC y Òmnium, Carme Forcadell y Muriel Casals; el jurista Carles Viver Pi-Sunyer y el presidente de la Asociación de Municipios por la Independencia, Carles Puigdemont (CDC).

Pi-Sunyer, exmagistrado del Tribunal Constitucional, ha asegurado que la hoja de ruta está planificada "con todo detalle y rigor" para asegurar que no habrá "saltos al vacío" en su aplicación.

Además, ha indicado que no se trata de un "documento petrificado o inamovible", sino que es un texto "vivo" que habrá que adaptar a "circunstancias cambiantes" con "inteligencia política", aunque ha puntualizado que habrá que tener "muy claro" el "núcleo duro" de la hoja de ruta para "preservarla con coraje y tozudez", sin distraerse por el "ruido", que ha augurado que será "enorme".

El jurista ha señalado que estas directrices se ejecutarán si hay primero el "mandato democrático" de una mayoría absoluta del Parlament el 27 de septiembre, aunque no se excluye la posibilidad de cambios, si el Estado ofrece "un hipotético referendo": "Estaremos expectantes", ha añadido.

En el caso de obtener una mayoría absoluta independentista en el Parlament el 27S, el plan de Junts pel Sí incluye una declaración solemne de apertura del proceso de independencia, con apelación al diálogo al Estado y a la comunidad internacional, seguida de la creación de un Govern de concentración y el inicio de una primera fase del proceso constituyente para recoger aportaciones ciudadanas.

Posteriormente, llegaría la "proclamación de la independencia", por la que se crearía el Estado catalán, tras una "desconexión" legal del Estado español que se aplicaría a través de una "ley de transitoriedad jurídica".

La siguiente ley sería la del proceso constituyente, que servirá para regular el trámite parlamentario y refrendario de la nueva constitución y para encajar las aportaciones previas de la ciudadanía.

Finalizada esta fase, se convocarían elecciones constituyentes, tras las cuales se culminaría el proceso con la aprobación de una "constitución catalana" y su ratificación por referendo.

El coordinador general de CDC ha destacado la "carga extraordinaria de democracia" de cada uno de los puntos que seguirá el proceso soberanista, que estará "comandado por el pueblo de Cataluña".

"Mientras otras confían en tribunales y leyes que prohíben, nosotros confiamos en las urnas y la democracia", ha apuntado.

Por su parte, la secretaria general de ERC, Marta Rovira, ha señalado que actuarán con "legitimidad y legalidad" para avanzar hacia un país independiente, tras constatar que el Estado español, a su juicio, "da la espalda" a Cataluña y "se burla" del proceso catalán.

Junts pel Sí lanza una hoja de ruta flexible y sin "saltos al vacío"