Las rachas de más de cien por hora que trae “Petra” obligan a cerrar los parques

El parque de Santa Margarita permanece cerrado desde última hora de la tarde de ayer javier alborés
|

 A las ocho en punto de la tarde de ayer, el Ayuntamiento dio orden de cerrar los jardines y plazas arboladas de la ciudad ante la amenaza que suponen los vientos de hasta cien kilómetros por hora que se esperaba que comenzaran a soplar a partir de medianoche, cuando la borrasca “Petra”, proveniente de las islas británicas, tocase tierra. El concejal de Medio Ambiente, Enrique Salvador, recordó a los ciudadanos que deben evitar las zonas de riesgo.

El hecho de que el temporal tenga lugar de noche y durante la semana hará más fácil la labor de los servicios de emergencia municipales, que formarán retenes nocturnos para vigilar las zonas más comprometidas. Cuando el viento amaine será cuando llegue el momento de revisar todos los parques y jardines para verificar el daño causado por lo que fuentes de Meteogalicia califican de “temporal invernal poco corriente a estas alturas del año”. También las playas permanecerán cerradas.

Por ahora, la Policía Local mantiene cerrados los accesos a las playas y zona de Las Esclavas y desde las diez de la noche se activó un dispositivo que se encargó de vigilar que nadie traspasaba los precintos policiales. En cuanto a Protección Civil, se desplegó a las siete de la mañana, y una hora después el servicio se reforzaba con voluntarios. También los bomberos participaron en la prevención y se les asignó la custodia de Riazor y Orzán desde las seis de la madrugada, aunque ya había anteriormente un servicio de guardia desde las diez de la noche de ayer por si el vendaval provoca alguna incidencia.

 Marea alta > Las previsiones meteorológicas anuncian un empeoramiento también en el mar, con olas de entre cuatro y seis metros desde las seis de l madrugada. Como siempre, el momento más delicado es la pleamar, fenómeno que se espera para las siete y cuarto de la mañana. La segunda marea alta tendrá lugar a las siete y media de la tarde.

Aunque la ciudad lleva en alerta naranja desde el lunes, lo cierto es que han sido muy pocos los accidentes que se han registrado y todos fueron de muy poca importancia, como el de la madrugada pasada, alrededor de las cinco y cuarto, los bomberos tuvieron que acudir a la calle Zalaeta para retirar un cable eléctrico que se había desprendido de su soporte y caído sobre la acera, pero no provocó daños.

Esta noche, sin embargo, se espera que el temporal descargue toda su fuerza, no solo con viento, sino también con fuertes precipitaciones, aunque no se espera que sean tan grandes como las del jueves.

Las rachas de más de cien por hora que trae “Petra” obligan a cerrar los parques