El desahucio de la octogenaria coruñesa podría no ejecutarse si acepta la oferta de la Xunta

|

El desahucio de una mujer de 85 años, Aurelia Rey, por el impago de un mes de alquiler de un piso en el centro de A Coruña podría no llegar a ejecutarse si la anciana acepta la propuesta que los servicios sociales de la Xunta le propondrán en las próximas horas.

En caso de aceptar la propuesta, se pondría en marcha un proceso de negociación con la propiedad del inmueble para negociar un margen de tiempo para proceder al traslado, sin que fuese necesaria la ejecución del desahucio, ha explicado el abogado de la octogenaria, Antonio Vázquez.

La Xunta, a través del Instituto Galego de Vivenda e Solo, propondrá a la octogenaria un alojamiento alternativo en un reunión que mantendrán en las próximas horas.

Está descartada en principio la opción de su traslado a una residencia de ancianos, una alternativa que no es del agrado de la anciana.

El Valedor do Pobo está también mediando en el caso para garantizar una vivienda digna a la octogenaria.

Este suceso ha causado gran revuelo social y por segundo día consecutivo alrededor de doscientas personas se han concentrado en las inmediaciones de la vivienda, ubicada en el número 9 de la calle Padre Feijóo, en el centro de A Coruña, para evitar el desalojo de la anciana.

Entre ellos, se encontraban los portavoces del BNG y EU en el Ayuntamiento de A Coruña, Xosé Manuel Carril y César Santiso, respectivamente, así como las ediles socialistas Yoya Neira y Silvia Longueira.

El desahucio de la mujer estaba previsto para ayer pero la presión ciudadana impidió que se ejecutase por dos veces.

Aurelia Rey ha agradecido, en declaraciones a Efe, el cariño de la gente, "que son como su familia", y ha acusado a los propietarios de intentar echarla desde 1999.

Durante la jornada de hoy no están previstos desahucios en esta zona de la ciudad aunque "no hay ninguna garantía", ha precisado Vázquez.

Por ello, centenares de personas permanecen en las inmediaciones al grito de "Aurelia se queda, Aurelia no se va".

El abogado de la octogenaria ha reconocido que en el caso de Aurelia Rey, con una sentencia firme contra la que no cabe recurso, "es muy difícil evitar la ejecución".

La mujer reside en el noveno piso del número 9 de la calle Padre Feijóo, en el centro de A Coruña, por el pago 126 euros mensuales -con unos ingresos de 356 euros-.

En 1999 abonó con retraso una de las mensualidades, una situación que volvió a repetirse en marzo de 2011, lo que motivó la apertura del proceso judicial de desahucio por impago.

El colectivo 'Stop Desahucios' inició entonces una campaña de movilización que ha logrado paralizar, al menos temporalmente, el desahucio.

El portavoz de este colectivo, Joaquín Díaz, ha cargado contra el ayuntamiento, al que ha achacado "dejación de funciones", así como contra los propietarios del inmueble a los que ha acusado de "especulación".

El desahucio de la octogenaria coruñesa podría no ejecutarse si acepta la oferta de la Xunta