Unos 400 artesanos solicitan ocupar un puesto en la Feira das Marabillas

La afluencia de público al mercado medieval siempre resulta un éxito | quintana
|

La vigésimo tercera edición de la Feira das Marabillas va tomando forma a poco menos de un mes de su inauguración. La Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja (Aceca), que se encarga de la organización, ha recibido “cerca de 400 solicitudes” de artesanos y vendedores que quieren conseguir un puesto en el famoso mercado. Además, los promotores intentan mejorar el Recuncho das Pícaras –o parque infantil– que tanto éxito tuvo el año pasado en la plaza de María Pita.


La Feira das Marabillas que acoge el casco histórico de A Coruña cada verano no se desgasta a pesar de los años. Lejos de reducirse el número de peticiones de participantes, la Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja ha conseguido mantener la estabilidad en el número de solitantes. Durante algo más de un mes los correos no pararon de llegar y, tras el cierre del plazo para apuntarse esta misma semana, el presidente del colectivo, Adolfo López, estima que la cifra está “cerca de los 400”.


El problema es que el evento seguirá contando con 200 puestos (o, como mucho, con 210) por lo que confirma que durante las próximas semanas habrá un arduo trabajo de “selección” de los negocios que ofrecerán sus productos a coruñeses y turistas.
López asume que, después de 23 años de celebración, es lógico que a muchos vecinos les empiecen a sonar las caras de algunos vendedores, pero asegura que además de los habituales siempre se incorporan feriantes que ofrecen cosas novedosas.
Para ello trabajan. Los puestos con alimentos no pueden faltar, al igual que ocurre con los de hostelería –en los que no hay capacidad de sumar más ofertas porque “tienen un sitio muy determinado”–, si bien también se seguirá apostando por la artesanía.

Colaboración municipal
Entre los demás objetivos que se han fijado, el presidente de Aceca destaca el interés por ser más fieles con la decoración, siempre sin exceder la inversión económica que depende de la propia agrupación. Además, se insistirá en el dispositivo de seguridad y ya se está redactando el nuevo plan de autoprotección.


Para ello pedirán la colaboración de varias concejalías, con las que ya se han reunido este año y aún tendrán la oportunidad de conversar varias veces antes del mercado que se desarrollará del 20 al 25 de julio para concretar cómo será la coordinación.
López aclara que otra de las cuestiones que mantiene ocupados a los responsables de la asociación es “mejorar” de alguna manera el Recuncho das Pícaras, el parque infantil medieval que el año pasado se amplió con el traslado a María Pita.

Unos 400 artesanos solicitan ocupar un puesto en la Feira das Marabillas