Un día para disfrutar de los amigos y olvidar las riñas

El Ideal Gallego-2014-01-31-011-e483258f

Las riñas infantiles están a la orden del día en los colegios y aunque normalmente los niños olvidan pronto las rencillas con el compañero de pupitre, ayer en las aulas reinó la paz más que nunca. Y nunca mejor dicho porque los más pequeños de las escuelas, y algunos mayores celebraron por todo lo alto el Día de la Paz.
Fue jornada para dibujar y colorear palomas salpicadas de plumas, ramitas de olivo y colocarles palitos para llevárselas a casa emulando el vuelo de aves reales. Sin embargo, los más creciditos disfrutaron del día a través de un aprendizaje de lo que significa la paz. De que el mundo funciona mejor sin luchas ni guerras, llevándose bien con el vecino independientemente de su condición.
No hubo un centro que no aprovechara el día para demostrar algo a sus estudiantes, pero algunos tejieron una agenda salpicada con múltiples actividades. Por ejemplo, en el colegio Salesianos San Juan Bosco las clases dieron paso a una reunión conjunta en el pabellón. Todos los alumnos de los distintos cursos construyeron un árbol de la paz que llevaban días ideando en las clases.
Así, se leyó un manifiesto por la paz al mismo tiempo que se plantaban sobre el cemento las ramas de un árbol figurado con principios muy reales. El director dirigió unas palabras a todos los asistentes –incluido el profesorado– como antesala de una canción especial.
Los Salesianos aprovecharon así para rubricar el telón perfecto para la fiesta de San Juan Bosco que celebran durante el día de hoy. Los alumnos seguirán disfrutando; esta vez de juegos, pruebas deportivas y otra serie de actividades.
El Colegio Calasanz puso el colofón a toda una semana de sensibilización sobre el significado de la paz y la convivencia entre los estudiantes.
En el acto de ayer participaron 1.100 alumnos de todas las etapas educativas, desde Infantil a Bachillerato, y de la mano pusieron en práctica lo aprendido. Cooperaron jugando antes de la entrega de premios del concurso de Derechos Humanos a los estudiantes de la ESO.

Un día para disfrutar de los amigos y olvidar las riñas

Te puede interesar