Javier Fernández admite que el PSOE no está bien y pide tiempo para elegir una nueva dirección

El Ideal Gallego-2016-12-10-028-e52596ce
|

El presidente de la Comisión Gestora del PSOE, Javier Fernández, admitió ayer que su partido no está “bien”, aunque aseguró que “a medio o a corto plazo” podrá estar “mejor”. Dicho esto, pidió tiempo de cara a la elección de la nueva dirección en el próximo Congreso Federal: “No me tenéis que pedir que lo haga deprisa, me tenéis que pedir que lo haga bien”, señaló. 
Durante su intervención en el acto homenaje al fundador del PSOE y de UGT, Pablo Iglesias, que tuvo lugar en el madrileño Cementerio Civil de la Almudena, Fernández reivindicó el papel del PSOE “haciendo oposición” al Gobierno de Mariano Rajoy, a pesar de que los socialistas facilitasen su investidura. 
En este sentido, tras mencionar que el PSOE está consiguiendo “echar para atrás” algunas leyes del PP, defendió que “hacer oposición” es “pactar con otros”, “ponerse a disposición del cambio” tanto político como parlamentario y, al mismo tiempo, apoyar “las movilizaciones sociales”. El PSOE, explicó, estará “con la gente” haciendo política. Porque, en su opinión, la política “hay que saber crearla y no desperdiciarla por la sombra del gobierno o la sombra del poder”, y hay que hacerla “con la cabeza y con emoción”, como, según dijo, hacía Pablo Iglesias. 
“Eso es hacer oposición y seguiremos haciéndolo, donde estamos. No estamos bien pero os aseguro que a medio o a corto plazo podemos estar mejor, porque en política hay que saber esperar”, declaró, antes de ser interrumpido por algunos de los asistentes al acto que alzaron su voz para mostrarse críticos con la gestión de la actual dirección del PSOE. Pese a ello, el socialista asturiano continuó con su discurso, subrayando que el PSOE estará mejor en el futuro porque el partido no pensará en sí mismo, sino que estará “pensando en la gente”. 
Recordando la historia de la agrupación socialista, aseguró que las preguntas que entonces se hacían sus fundadores sobre la desigualdad o el miedo “son las mismas” que las de ahora. Pero sostiene que “las respuestas no”, ya que, a su juicio, han sido sustituidas por otras “mucho más imperfectas que los relatos utópicos”. Eso sí, recalcó que esas respuestas “sirven para solucionar” los problemas y, por ello, ha hecho hincapié en la “responsabilidad” del PSOE, “una organización trascendental para el cambio social”. 
Asimismo, reivindicó la figura de Pablo Iglesias y su “estilo moral de vida”. “Pablo Iglesias no fue un intelectual ni estuvo encerrado en una torre de marfil. Era un hombre cercano, próximo a la tortura de la vida. No fue un teórico de alcance y por eso nunca predicó dogmas ni verdades absolutas, sino humanitarismo”. n

Javier Fernández admite que el PSOE no está bien y pide tiempo para elegir una nueva dirección