Pescar plásticos en barcos hechos con basura

Dos barcos utilizados para la retirada de plásticos en Amsterdam | imane rachidi (efe)
|

"Armados” con redes de pesca, los turistas pueden ahora participar en la limpieza de los plásticos que flotan en los canales de Ámsterdam, acompañados de música, tapas y cervezas, una actividad peculiar impulsada por la fundación Plastic Whale que se ha convertido en una atracción de moda en la ciudad.

Una expedición de hora y media pescando plásticos comienza con una introducción de uno de los patrones sobre qué es una “sopa de plásticos” y lo que se debe y no se debe hacer en el barco: no se recogen orgánicos y los tapones de botellas, los plásticos y la basura de otros materiales van a cubos separados.

Cada grupo de hasta diez personas se sube a bordo con un objetivo en mente: competir por dos premios sorpresa, uno para quienes logren la mayor cantidad de plástico y otro para quien logre recoger la pieza de basura más exclusiva.

Esta iniciativa es como un rato en el parque de atracciones para los más pequeños mientras los adultos se alarman sobre la cantidad de basura que abruma en los canales, para acabar recordando que más de 8 millones de toneladas de desechos plásticos contaminan los océanos cada año.

En una de las excursiones organizadas se pescó un tulipán de porcelana, una bolsa con cigarrillos de marihuana que perdió algún turista y un puf azul de 90 por 140 metros, además de varios kilos de botellas y envases de comida de plástico PET.

La idea de este proyecto es de Marius Smit, un holandés que en 2011, cuando vio la marea de plásticos que flotaba por los canales, decidió ponerse manos a la obra “solo, sin un plan, pero con un desafío claro”. Ahora más de 400 empresas se apuntaron a esta iniciativa, en la que participó un récord de 13.000 personas en 2018.

 Los desechos que se recogen tienen dos destinos: convertirlos en muebles, o bien se usan para fabricar los propios botes para pescar plásticos de las aguas.

Pescar plásticos en barcos hechos con basura