La esposa de Bárcenas asegura que el asaltante lo tenía todo “bien planeado”

GRA370. MADRID, 23/10/2013.- Rosalía Iglesias (d), esposa del extesorero del PP Luis Bárcenas, y su abogada, María Dolores Márquez de Prado (i), esta tarde en las inmediaciones de su domicilio, en Madrid, después de la P
|

Rosalía Iglesias, la mujer del extesorero del PP Luis Bárcenas, aseguró ayer que el hombre que el miércoles entró en su casa de Madrid y la retuvo y amenazó, junto a su hijo y a la empleada del hogar, “no estaba loco y lo tenía todo muy bien planeado”.
A su salida del centro penitenciario de Soto del Real (Madrid), donde acudió a visitar a su marido, Rosalía Iglesias confesó a los periodistas que le esperaban a su llegada que “sin lugar a dudas” temió por sus vidas durante el incidente.
Con un brazo vendado a consecuencia de un esguince de muñeca, la mujer de Luis Bárcenas se refirió también a la intervención durante el asalto de su hijo, quien logró desatarse y reducir al agresor: “vivimos gracias a él”.
Un hombre vestido de cura se presentó el pasado miércoles como funcionario de Instituciones Penitenciarias en el domicilio de Luis Bárcenas –encarcelado desde el 27 de junio– y amenazó a su mujer y su hijo y a una empleada del hogar con una pistola para exigir que le entregaran los pendrive de la supuesta contabilidad B del PP con la intención de demostrar que “el Gobierno miente”.
El hombre quería obtener información para “presionar” al Gobierno y exigirle soluciones al paro.
El abogado del detenido, Félix Bernal, ofreció esta versión después de reunirse con su cliente, Enrique Olivares García, de 64 años, en los calabozos de Plaza de Castilla. Bernal explicó que su cliente estaba en su casa de Cuenca cuando empezó a pensar en la situación de España, el paro y la falta de expectativas de los jóvenes, y se planteó qué podía hacer.
Olivares García, según su letrado, pensó que si Bárcenas podía “poner en jaque” al Gobierno con la información de la que disponía, si él accedía a esos datos, podría amenazarle con hacerla pública si no arreglaba el problema del paro.
Bernal precisó que el revólver que su defendido utilizó para intimidar a la familia de Bárcenas era del siglo XIX, aunque estaba cargado con cartuchos de fogueo. El letrado pedirá un examen psiquiátrico de su cliente y solicitará al juez su libertad o, de forma subsidiaria, medidas cautelares. Olivares García “no tiene nada contra Bárcenas”, al considerar que “ladrón que roba a un ladrón tiene cien años de perdón”, explicó el abogado.
Por su parte, la letrada de la acusación particular, María Dolores Márquez de Prado, indicó ayer que la esposa de Bárcenas se encuentra “bien” después del suceso.

La esposa de Bárcenas asegura que el asaltante lo tenía todo “bien planeado”