El Gordo viaja por toda España y salpica de millones 18 provincias

El Ideal Gallego-2016-01-07-032-18b3a1b0_1
|

El número 22654 agraciado con el Gordo del Sorteo Extraordinario de El Niño y dotado con dos millones de euros por serie estuvo tan repartido que llegó a 18 provincias. Lo más destacable, sin embargo, fue que el primer premio de El Niño ha vuelto a caer en Roquetas de Mar (Almería) la localidad donde se vendió El Gordo de la Lotería de Navidad. En esta ocasión la agraciada fue la Administración ubicada en la calle Real que vendió al menos dos décimos del número agraciado.
Asimismo, el número 22654 fue vendido en Torremendo (Alicante); Gijón (Asturias); Barcelona, Badalona y Sant Vicenc (Barcelona); Lleida; Bilbao; Algeciras, Conil de la Frontera y Jerez de la Frontera (Cádiz); en Vall de Uxo (Castellón); Pasai Antxo (Guipúzcoa); Granada; Madrid, Málaga y Torremolinos; Alhama de Murcia; Salamanca y Tordillos (Salamanca); El Rosario y La Orotava (Tenerife) y Zaragoza.

Guipúzcoa, la más premiada
En Guipúzcoa hacía 21 años que no caía el Gordo y, además, en este caso fue a parar a un barrio de gente humilde, donde se quedó casi la mitad de lo repartido por el gran premio del sorteo. Cinco series, premiadas con unos diez millones de euros, se repartieron entre los clientes de una taberna y otras diez series, agraciadas con veinte millones, se vendieron en un bar cercano a la Administración de Lotería del pueblo. “A la cuadrilla nos han tocado 200.000 euros a repartir de un boletito”, confirmaba ayer uno de los vecinos que se pasó a celebrar el premio por la taberna “de la suerte”, en la que hasta el dueño, Ramón, se llevó un pellizco de 400.000 euros “para tapar agujeros”.
Mientras, en Lleida, donde El Niño no dejaba un primer premio desde 1996, la Administración número 12 repartía doce millones de euros. Hace solo cuatro años que los actuales propietarios tienen el establecimiento y es la primera vez que reparten un premio tan alto. 
“Tengo que pagar una hipoteca y todavía no me lo creo”, decía una mujer entre lágrimas a las cámaras de Televisión Española, mientras desde Málaga llamaba a su hijo a Madrid para darle la buena nueva. Allí, algunos clientes aseguraban que llevaban catorce años jugando al 22654 “con mucha fe” y por fin esta fidelidad había dado resultado.
En Zaragoza el quinto premio de la Lotería de Navidad se convirtió esta vez en un Gordo de El  Niño, otra vez servido por la misma lotera, Isabel, desde la Administración de Lotería Número 1, ya convertida en amuleto de la suerte en la ciudad. “Vienen aquí con la fe de que les vamos a dar premio y vienen con una gran ilusión”, reconocía ayer la popular lotera aragonesa.
Lo mismo ocurría en Torremendo, pequeña pedanía de Orihuela de solo 2.000 habitantes, que volvía a tocar la suerte tras el tercer premio de Navidad.
Por su parte, el 60755 fue el agraciado con el segundo premio, dotado de 750.000 euros por serie y, a diferencia de su “hermano mayor” solo viajó a una ciudad. Fue la Administración de Loterías número 1 de Madrid.
Mientras, el tercer premio fue a parar al número 95395 , dotado de 250.000 euros por serie, y tampoco quiso ser muy viajero, ya que fue vendido en la localidad de Guardo (Palencia). Allí, el alcalde, Juan Jesús Blanco, fue uno de los agraciados, aunque su alegría, dice, es más por sus vecinos.

El Gordo viaja por toda España y salpica de millones 18 provincias