El entorno de la Torre de Hércules se llena de romerías y meriendas para recibir a septiembre

|

Agosto ya finalizó, pero el verano continúa, con sus actividades al aire libre, comilonas y bailes. Ayer el epicentro de las fiestas se encontraba en el parque de la Torre de Hércules, donde se celebraron tanto la romería de Merendiñas como el Maripicnic, de la asociación Alas Coruña. Ambas actividades trajeron un poco de animación al entorno de la Torre, normalmente muy tranquilo excepto por los turistas y los paseantes.


El encuentro popular conocido como Merendiñas, lleva 20 años celebrándose, organizado por la asociación Airiños da Torre, aunque algún año no se llegó a celebrar. Este septiembre, las atracciones e hinchables no han faltado a la cita, que también ha incluido la fiesta de la espuma, una de las actividades más disfrutadas, sobre todo por los más pequeños, a los que les encanta lanzarse sobre la espuma y arrojársela los unos a los otros. A la una fue el momento para una actividad más reposada, con la sesión vermú con sardiñada incluida, cerca del aparcamiento del parque, donde también se instaló una parrillada de carne
Con música


Mientras los asistentes bajaban la comida, pudieron disfrutar de la actuación de grupos tradicionales, como el de la propia Airiños da Torre, la Coral Polifónica Santa Cecilia de Coristanco, la Asociación de Coros e Danzas Eidos, la asociación folklórica Cantares Galegos, así como los Acordeonistas de Sigüeiro.


En esta romería suele hacer acto de presencia algún miembro del Gobierno local para leer el pregón. En esta ocasión, le tocó el turno al concejal de Cultura, Jesús Javier Celemín de leer el texto. Cuando finalizó, le tocó el turno a dúo La Clave, que puso el punto y final a una tarde de verano más, de comida y diversión.


Ambiente festivo
Al mismo tiempo, y en otra zona del parque, el Maripicnic discurrió también en un ambiente festivo. Esta jornada de convivencia, que se caracteriza por estar abierta a la participación ciudadana, dio comienzo a las doce del mediodía pero no concluyó hasta media tarde, aprovechando el buen tiempo.


Al igual que en el caso de Merendiñas, Maripicnic no se limitó a la comida, pero esta no podía faltar. Sobre todo, el plato más típico de las comilonas al aire libre, la tortilla de patatas, del que se celebró un concurso donde todos pudieron demostrar sus habilidades culinarias.


Al público se les informó del trabajo que lleva a cabo Alas en materia de igualdad, pero también pudieron participar en otras actividades no tan edificantes pero, sin duda, más divertidas, como el brilé y el voleibol, que también ayudaron a abrir el apetito para las tortillas.

El entorno de la Torre de Hércules se llena de romerías y meriendas para recibir a septiembre