El caso de María abre un debate sobre las deficiencias del Registro Civil griego

Un póster de la niña de 4 años, María, encontrada el 16 de octubre durante una búsqueda rutinaria en el campamento romaní de Fársala, Grecia, es mostrado ayer en la oficina de la organización "Smile
|

El caso de la niña que apareció en un campamento gitano en Fársala, viviendo con una pareja que se había hecho pasar por sus padres, ha revelado las deficiencias que tiene el sistema de registro civil griego, donde la ausencia de una base de datos centralizada permite numerosos abusos.

Los padres habían registrado a la niña, aportando documentos falsos, en el registro civil del ayuntamiento de Atenas.

La pareja de gitanos había declarado en total catorce niños en los registros civiles de tres ciudades.

Además, la mujer declaró haber tenido tres partos en un periodo de cinco meses, sin que eso le pareciera extraño a nadie.

La revelación de que el nacimiento de María había sido registrado en Atenas ha provocado una investigación interna en este ayuntamiento que por el momento ha llevado ya a la destitución de la directora del registro civil y de otros tres funcionarios.

Todos han sido destituidos por no informar a sus superiores del aumento anormal de los nacimientos de niños, cuyos padres no se atuvieron a los plazos de inscripción previstos por la Ley.

Todos los nacimientos se referían a partos en casa y todos en un distrito de Atenas donde viven muchos gitanos.

La investigación sobre el periodo 2008-2013 reveló que los nacimientos declarados a posteriori pasaron de 50 en 2011 a 200 en 2012 e incluso a 400 en 2013.

En declaraciones a los medios, el alcalde de Atenas, Yorgos Kaminis, explicó que la investigación seguirá con la ayuda de los Controladores de la Función Pública y de la Policía.

"Cuando yo era alcaldesa de Atenas no había tantas declaraciones de partos en casa", comentó la diputada de Nueva Democracia dora Bakoyanni en una entrevista.

"Es obvio que Kaminis ha sacado a la luz que existe una red criminal", añadió.

Además, Kaminis anunció que pedirá a la asociación de municipios de Grecia (KEDE) modernizar los registros civiles con la ayuda del Ministerio de Interior.

Por su parte, el partido mayor de la oposición, el izquierdista Syriza, denunció que la Unión Europea tiene dispuesto para Grecia, desde hace cuatro años y medio, 42 millones de euros de los fondos europeos para modernizar los registros civiles y que, hasta ahora ni siquiera un euro ha sido gastado.

Entretanto, la Policía griega anunció que el ADN de María no coincide con el de ninguna de las 610 personas desaparecidas que están en la lista de Interpol.

"Hemos mandado la foto de la niña y la composición de su ADN también a todos los países miembros de Interpol, por si acaso alguna desaparición no hubiese sido declarada a Interpol", dijo a Efe un portavoz del ministerio de Orden Público.

"Si en un plazo de seis meses los padres verdaderos de María no han aparecido, empezará el procedimiento de adopción de la niña", declaró a los medios el presidente de la ONG "La Sonrisa del Niño", que está encargada de ella.

El caso de María abre un debate sobre las deficiencias del Registro Civil griego