El PSOE pasa página de la etapa de Pedro Sánchez planteando un debate “serio”

|

El PSOE se dispone a iniciar un debate político sobre su proyecto para la España del futuro, pero considera que, para eso, tiene que hacer un análisis “serio” de las razones que le llevaron a sufrir sus dos peores derrotas electorales y que, apunta, nacen dentro del partido, son “endógenas”. Para ello, va a afrontar debates que no tuvo “al menos en los dos últimos años y medio en el ámbito de la política”.
Así lo explicó el diputado vasco Eduardo Madina en una rueda de prensa en Ferraz junto al economista Jose Carlos Díez. Madina. El diputado, que perdió en las primarias por la Secretaría General frente a Pedro Sánchez en julio de 2014, se encargará de coordinar el debate político, mientras que Díez, que no es militante, pilotará el económico.
“La dulce sensación de haber vuelto a casa”, apuntó el diputado vasco, recordando una expresión utilizada por el exvicepresidente Alfonso Guerra en un acto este jueves en Ferraz. A su juicio, esta expresión “resume bien el punto en el que mucha gente se está encontrando de cara a este debate político”. “Es un debate que nos hace sentir que estamos donde tenemos que estar en el PSOE”, insistió.
Madina, que aseguró que ha recibido muchísimas propuestas de personas, con carnet y sin carnet, que quieren colaborar en este proceso, insistió en que se va a hacer un “debate político serio” porque es lo que toca “tras dos derrotas electorales”. “El PSOE es responsable de lo que le pasa al PSOE”, sentenció.
A partir de ahora, y una vez aprobado el documento base para estos trabajos, el proyecto se organizará en torno a tres meses: una de organización y estatutos, otra de economía y la política. Esta última, que él coordinará, tendrá a su vez otros tres grandes bloques.
El primero, que analizará “el mundo en nuestro tiempo” y la situación de la socialdemocracia ante la globalización, lo dirigirá el eurodiputado Ramón Jáuregui; el segundo, que analizará la España de ayer del PSOE como partido mayoritario, lo capitaneará el diputado Ignacio Urquizu, y el tercero, que mirará a la España del 2020, estará en manos del diputado José Andrés Torres Mora y la veterana socialista Amelia Valcárcel.
El diputado subrayó que el PSOE quiere ser un partido feminista, anclado en la idea de ciudadanía y de mayorías. Para ello, quiere elaborar un proyecto que no va a estar “vinculado a la vanidad ideológica ni a la prepotencia programática”. “No esperen al PSOE proponiendo un proyecto imposible, irreal y para minorías; de este Congreso va a salir un proyecto posible, real y para una mayoría social de nuestro país”, remachó.
Y esta va a ser también la óptica desde la que se va a mirar al resto de los partidos. Así respondió cuando se le preguntó por el análisis que hizo este jueves el portavoz de la Gestora, Mario Jiménez, al hablar de que el PSOE debe hacer frente a “dos amenazas”, la del PP y la del “populismo destructivo” de Podemos.
Madina explicó que la situación política en España no es la de hace veinte ni diez años y el PSOE tiene que “analizar” esta realidad. “Nos hubiera gustado ganar las últimas elecciones, pero sacamos 85 diputados”, señaló el dirigente socialista, que apuntó que la pluralidad del Parlamento.

El PSOE pasa página de la etapa de Pedro Sánchez planteando un debate “serio”